miércoles, 22 de junio de 2016

Morcilla vegetariana de verano


Para sacarle el máximo partido a la berenjena y seguir consumiendo hortalizas de temporada traemos hoy una receta de origen murciano. Aunque se llama morcilla de verano o de primavera, en Murcia -región afamada por sus verduras de la huerta- se suele cocinar todo el año. Es un plato muy sencillo de preparar, sabroso y que se puede elaborar en cantidades grandes, para congelar y emplearse como relleno de empanadas, guarnición, revueltos…


Ingredientes para 4 personas
2 berenjenas grandes
3 cebollas medianas
3 cucharadas de aceite de oliva y aceite para freir
50g de piñones
1 cucharada de orégano seco
1/2 cucharadita de comino molido (opcional)
sal y pimienta
Elaboración:
La berenjena tiende a absorber mucho aceite al ser su carne porosa. Para evitarlo, cortamos la berenjena sin piel en daditos y la cubrimos de agua con sal durante unos 10 minutos. A continuación escurrimos y presionamos bien para eliminar todo el aire y agua, lo cual en parte evitará que coja aceite en exceso.
Se fríe en abundante aceite bien caliente ó freidora hasta que la berenjena quede dorada.
Escurrimos en papel absorbente.
Mientras troceamos la cebolla también en dados ó en juliana (a tiritas).
En una sartén con las 3 cucharadas de aceite, pochamos la cebolla a fuego suave, para que no se dore y quede blandita.
Juntamos los ingredientes en una olla, sazonamos y añadimos los piñones y el orégano. Mezclamos bien manteniendo a fuego lento hasta que se forme una masa de color pardo.
Retiramos el posible exceso de aceite y servimos caliente en una fuente ó bandeja como si de un pisto se tratara.
Se puede acompañar con rebanaditas finas de pan ó picos.
Estas recetas tradicionales tienen muchas variantes según gustos y zonas. En algunas casas no añaden comino y en otras se les pone clavo.
Ø  Para saber más:

Otra receta muy típica de la cocina murciana es el zarangollo (revuelto de calabacín).

viernes, 17 de junio de 2016

Albóndigas de berenjena

Hace unos días proponíamos recetas con calabacín. Hoy es el turno de la berenjena; ambas hortalizas están ahora en temporada, y por lo tanto en su óptimo momento de calidad, valor nutricional y precio. Esta receta sustituye perfectamente a las tradicionales albóndigas de carne picada, como propuesta para aumentar el consumo de verduras y disminuir el de carne roja, siguiendo las recomendaciones de la OMS.



Ingredientes para unas 15-20 albóndigas
1 berenjena grande
1 cebolla
1 pimiento verde
1 diente de ajo
2 cucharadas de aceite de oliva
100 g de queso mozarella ó tierno de cabra
100 g de pan rallado
1 huevo
Orégano
Albahaca fresca
Sal (opcional según patologías)
1 puñado de piñones ó nueces troceadas (opcional)
Salsa de tomate casera

Elaboración:

Lavar las verduras y cortarlas en dados pequeños, dejando la berenjena con su piel.

Colocamos los daditos de berenjena en un escurridor, añadimos un poco de sal por encima y dejamos reposar unos 30 minutos. Transcurrido este tiempo, lavamos bajo el grifo para retirar la sal.

En una sartén amplia doramos la cebolla, el ajo y el pimiento junto con el aceite de oliva. Cuando estén blandos y ligeramente dorados añadimos la berenjena en daditos pequeños. Dejamos que se dore un poco y a continuación bajamos el fuego para que se cocine lentamente. Cuando la berenjena esté casi deshecha, añadimos el queso en trocitos, retiramos del fuego y pasamos la mezcla a un bol. Añadimos el huevo y el pan rallado, sazonamos con el orégano, albahaca u otras especias al gusto y mezclamos bien.

Dejamos reposar la masa un rato y formamos bolitas mojándonos las manos para facilitar el proceso.

Colocamos las albóndigas en una rejilla de horno y las horneamos unos 15 minutos hasta que se doren. Quedarán un poco crujientes y sin necesidad de freírlas, con las ventajas que ello conlleva.





Aparte, preparamos una salsa de tomate casera.
Introducimos las albóndigas en la salsa y dejamos que cuezan en ella unos 20 minutos a fuego suave para que los sabores se amalgamen. O preparar de un día para otro.

Servimos las albóndigas bien calientes p. ej con unas patatas cocidas ó asadas con su piel ó con quinoa hervida.

Ø  Para saber más: La berenjena

Por: Lati Escudero

lunes, 13 de junio de 2016

Ideas para combatir el calor

Foto: Janex & Alba
El verano parece haber llegado ya, y aunque por fechas aún faltan unas semanas, en altas temperaturas se está haciendo notar, lo que obliga a tomar una serie de precauciones y cuidados, especialmente entre la población más vulnerable. La Consejería de Salud ya ha activado el Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud, junto con la campaña “Verano 2016: Cuidados frente al calor”.  Desde Cocinar Rico y Sano también recopilamos una serie de posts y recetas que también pueden ayudar a prevenir y paliar los efectos del calor.

1.    La mejor bebida: El agua. En dicho post mencionábamos algunas ideas en torno a este bien tan poco valorado.

2.    Las legumbres pueden resultar más apetecibles y ligeras en recetas frías:

3.    Sopas frías y salmorejos innovadores, opciones imprescindibles para evitar encender la hornilla.


5.    El pepino es una de las hortalizas más ricas en agua (97%) y de menor contenido calórico, (tan sólo proporciona 12 kcal por cada 100g). Todo ello convierte al pepino en una verdura ideal en la elaboración de platos ligeros, refrescantes y bajos en calorías, ideales para personas con colesterol elevado, con diabetes ó que necesiten perder peso.

6.    Es importante asegurarse un consumo abundante de frutas y verduras, por su alto contenido en agua. En este post recogíamos las propiedades de la sandía y el melón.

Foto: RuanNiemann

7.    Además de beber agua, en este post recogíamos Alternativas a las bebidas refrescantes azucaradas.

8.  El plato estrella en estas fechas son las ensaladas. Recopilamos algunas recetas y proponemos este especial de NorteSalud Nutrición sobre cómo hacer 1000 ensaladas.
-La quinua, ‘superalimento’ ideal para consumir en ensaladas



Por: Lati Escudero


viernes, 3 de junio de 2016

‘Spaguetti’ de calabacín a la carbonara

Se va acercando el verano y van apeteciendo platos más ligeros y con menos calorías. En esta ocasión, y continuando con la dinámica de la semana anterior, os proponemos también otra receta sin gluten, ideal para consumir como plato único o para acompañar carnes. Por otra parte el calabacín está ahora en plena temporada, por lo que es el momento para consumirlo en todo tipo de recetas.

Foto: mf
Ingredientes para 2-3 personas
2 calabacines grandes
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
4 dientes de ajo
100 g de fiambre de pavo ahumado ó ‘bacon’ de pavo (las personas con intolerancia al gluten deberán comprobar el etiquetado de este producto)
300 ml de leche evaporada
2 cucharadas de salsa de soja
1 cucharadita rasa de maicena (opcional)
Ajo en polvo
Pimienta negra
Sal (opcional)


Elaboración:
Lavamos el calabacín, y con ayuda de un pelador, obtenemos tiras bien finas a modo de tallarines, ó bien empleamos un utensilio para hacer spaguetti de verduras.

Foto:  shellyinreallife
Cortamos los ajos en láminas finas y los doramos en una sartén amplia junto con el aceite. 

Añadimos el ‘bacon’ de pavo cortado en láminas finas hasta que coja color.

Añadimos la leche evaporada (menos unas cuantas cucharadas que reservaremos) y dejamos que se caliente hasta que comience a hervir.

Añadimos entonces los calabacines en tiras y sazonamos con la salsa de soja, ajo en polvo y pimienta.

Dejamos cocer unos minutos hasta que el calabacín esté hecho, pero no demasiado blando para que no se deshaga.

Opcionalmente, si deseamos que la salsa esté algo espesa, podemos añadir la maizena desleída en el resto de leche evaporada que apartamos previamente.
Servimos enseguida.

Ideal para acompañar con pechuga de pollo a la plancha ó una pequeña cantidad de pasta integral.

Otra opción es preparar este mismo plato con gambas al ajillo, omitiendo la leche evaporada y el fiambre de pavo.


Ø  Para saber más:


Por: Lati Escudero



miércoles, 25 de mayo de 2016

Pastel de chocolate sin harina ni gluten

Foto:   luisacontreras-87
El 27 de Mayo, como cada año, se celebra el día de la Enfermedad Celiaca, con el objetivo de darla a conocer y visibilizar las dificultades de quienes la padecen. Desde Cocinar Rico y Sano proponemos una golosa receta sin gluten y os animamos a participar en algunas de las actividades previstas los próximos 27 y 28 de mayo.

Esta receta también es conocida con el sobrenombre de “Muerte por  Chocolate”, por su irresistible sabor que impide parar de comer, y por sus ingredientes, que son exclusivamente huevos y chocolate.

Al no llevar harina, se garantiza la ausencia total de gluten, por lo que puede resultar de interés como bocado dulce apto para personas con intolerancia al gluten, e incluso en pequeñas porciones, a modo de bombón, para “matar” el antojo de dulce en dietas de adelgazamiento.

Ingredientes para 6 personas:
150 g chocolate negro, con 60 % cacao como mínimo
3 huevos
3 claras de huevo
1 pizca de sal

Elaboración:
Engrasamos abundantemente con mantequilla y azúcar un molde desmontable no muy grande ó si se prefiere, pequeños moldes individuales ó de magdalena.

Precalentamos el horno a 170 grados.

Fundimos el chocolate al Baño María, poco a poco, removiendo de vez en cuando. Cuando esté derretido apagamos el fuego y lo dejamos enfriar un poco mientras realizamos el resto de la elaboración.

Separamos 3 claras de las yemas, con cuidado de que no caigan restos de yema en las claras. Las yemas las apartamos para otros usos.

Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal hasta que estén firmes, con una batidora de varillas.

En otro recipiente batimos, también con la batidora de varillas, los otros 3 huevos hasta que espumen, y los añadimos con mucha suavidad al chocolate fundido que habíamos dejado enfriar un poco.

Añadimos a la mezcla anterior las claras a punto de nieve con movimientos envolvente y suaves, con ayuda de una espátula de silicona.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos unos 8-10 minutos.

Transcurrido este tiempo, dejamos enfriar unos minutos y desmoldamos.
Introducimos en el frigorífico varias horas.

Cuando este frío cubrimos con cacao puro en polvo, ó con azúcar glass.
Servir porciones, que podemos acompañar con fruta fresca, frutos secos ó helado sin gluten.

INFORMACION NUTRICIONAL
Valor calórico y nutricional de 1 ración (considerando un total de 6 porciones)
Energía (Kcal)
Proteínas (g)
Grasas
(g)
Hidratos de carbono (g)
Colesterol (mg)
Fibra (g)
Sodio (mg)
181
6
12
13
115
2,5
62


Ø  Para saber más:

-Para sensibilizar a toda la ciudadanía sobre el problema de salud que causa la EC, entre otras actividades se han previsto, en GRANADA, el vienes 27 de mayo a las 11:30 en la Plaza del Humilladero, una Jornada muy especial de la mano de CEA junto con la Escuela de Pacientes.

Y el día 28 de mayo la “I Marcha por los Celiacos” en Madrid. 
Se puede ampliar esta información en el blog Enfermedad Celiaca de la Escuela de Pacientes.

-Documento del Ministerio de Sanidad: Diagnóstico precoz de la Enfermedad Celiaca


Por: Lati Escudero

jueves, 19 de mayo de 2016

Conejo al horno con salsa Romesco

Foto: calafellvalo
Con motivo del Día Mundial de la Hipertensión que se conmemoraba hace escasos días, hoy proponemos esta sabrosa receta. La carne de conejo presenta un bajo contenido en sodio y alto en potasio, por lo que su consumo es adecuado en casos de hipertensión arterial, siempre que no se le añada mucha sal al cocinarla. Además, es una carne de por sí sabrosa, fácil de digerir y sus preparaciones culinarias suelen incluir gran variedad de hierbas aromáticas, necesitando así incorporar poca cantidad de sal en su elaboración. La salsa Romesco, típica de la cocina catalana, aúna ingredientes saludables y nutricionalmente recomendables (frutos secos, vegetales y aceite de oliva), y por su marcado sabor resulta ideal para realzar el sabor de carnes y pescados.

Salsa Romesco

Ingredientes
1 ñora o pimiento choricero (en su defecto se puede usar una cucharadita de pimentón).
1 tomate maduro mediano por cada comensal
De 4 a 6 dientes de ajo asados
40 g de avellanas, mejor tostadas y sin piel (ó en su defecto almendras)
Entre 6 y 8 cucharadas de aceite de oliva virgen
4 cucharaditas de vinagre de vino tinto (ó de sidra ó manzana)
Unas rodajas de pan duro
Aceite de oliva virgen extra
Pimentón (opcional)
Sal (opcional)

Elaboración:
Ponemos la ñora en remojo en agua caliente hasta que se hinche o bien en agua fría unas 12 horas (la noche anterior).

Asamos los tomates y los dientes de ajo en una plancha ú horno hasta que se oscurezcan, pero girándolos con frecuencia para evitar que se quemen.
Si no tenemos parrilla u horno de leña para hacerlo servirá un horno normal. Hay que eliminar la piel de ambos ingredientes y reservarlos.

Machacamos en un mortero los frutos secos junto a una pizca de sal y el pan frito y empapado en vinagre. A continuación añadimos los ajos para que liguen como una masa espesa. A esta masa añadiremos la pulpa de la ñora bien escurrida. Mezclamos bien y añadimos el tomate cortadito y sin piel y muy poca cantidad de pimentón.

Mezclamos con decisión hasta que nos quede una pasta homogénea de color rosado. En este punto vamos incorporando vinagre y después el aceite, amalgamando todo bien para que se ligue. Es importante ir probando y rectificando de aceite. 

Es mejor hacer la salsa un día antes de que se tenga que usar y guardarla con papel film en la nevera para que se potencie su sabor.

Servimos caliente acompañando a carnes, pescados ó verduras a la plancha.



En este enlace está disponible la receta de Conejo al horno.


Ø  Para saber más: 

En este enlace de la Organización Interprofesional Cunícola INTERCUN, http://carnedeconejo.es/consumidor/, podemos encontrar amplia información sobre las propiedades, usos, recetas y valor nutricional de la carne de conejo.

viernes, 13 de mayo de 2016

Día Europeo Insuficiencia Cardiaca 2016: Recordemos reducir el colesterol, el peso y el consumo de sal

Esta semana, con motivo del Día Europeo de la Insuficiencia Cardiaca (9 de mayo), uno de los objetivos que propone la Fundación Española del Corazón es concienciar sobre la incidencia de esta patología, que ha aumentado hasta un 30% en la última década, y remarcar la importancia de mantener bajo control los principales factores de riesgo como medida preventiva.
Foto: DorteF
Además de animar a realizar una actividad física adaptada a las posibilidades de cada paciente y llevar un estilo de vida saludable, desde Cocinar Rico y Sano rescatamos y actualizamos algunas recomendaciones para prevenir ó paliar algunos de los factores de riesgo modificables, que pasan por cuidar nuestra alimentación y la manera de cocinar, basándonos en 3 aspectos principales:

1.    Reducción del empleo sal, para un mejor control de la hipertensión y la retención de líquidos.


Trucos de cocina para potenciar sabores y emplear menos sal (II): Fondos y fumets, algo más que caldo.



2.    Control del colesterol y de las grasas saturadas




3.    Manejo adecuado en caso de diabetes.
En este post mencionábamos diferentes opciones como Alternativa a las bebidas azucaradas.

En este post de ‘El Comidista’ se recogen algunas recomendaciones interesantes para reducir el consumo de azúcar.

4.    Evitar el sobrepeso y la obesidad

Ø  Para saber más: