viernes, 13 de marzo de 2015

Hoy, para comer… Alboronía

Considerada por algunos gastrónomos como la madre de todos los pistos, la alboronía, en su origen ‘al-baraniyya  era un guiso de la época andalusí con berenjenas que además llevaba ajo, cebolla, calabaza y frutos secos triturados, muy común en bodas y celebraciones. Luego la receta se ha ido adaptando, dando lugar a platos como el popular y conocido pisto, el zarangollo murciano ó la xanfaina catalana. 
También se prepara en muchos países sudamericanos con plátano maduro como ingrediente y Gabriel García Márquez la menciona en sus novelas:

“Cuando el general abrió los ojos se dio cuenta de que el reloj seguía en la una y siete. José Palacios le dio cuerda, lo puso de memoria, y enseguida confirmó que era la hora correcta en sus dos relojes de leontina. Poco después entró Fernanda Barriga y trató de hacerle comer al general un plato de alboronía”.
Gabriel García Márquez. "El general en su laberinto" (1989).

Esta noticia, de la que se hacía eco la Escuela de Pacientes, reafirma una vez más las bondades de una alimentación basada principalmente en productos vegetales en la prevención de enfermedades. Desde Cocinar Rico y Sano seguiremos proponiendo recetas saludables a base de verduras, que si son de temporada, mejor que mejor, pues estarán en su punto óptimo de sabor y de nutrientes, además de ser más económicas.

ALBORONÍA
Ingredientes para unas 4 personas:
1 cebolla grande
1 pimiento rojo
2 calabacines
2 berenjenas
Un buen trozo de calabaza (unos 300 g)
4 tomates maduros
Comino
Aceite de oliva virgen
Sal y pimienta

Elaboración:
Lavamos bien la verdura y cortamos todos los ingredientes en dados, por separado, reservándolos de forma independiente.
Los tomates los escaldamos introduciéndolos unos segundos en agua hirviendo y refrescándolos en agua fría. Así podremos pelarlos fácilmente y posteriormente cortarlos en dados.
Rehogamos cada verdura por separado para potenciar el sabor de cada una, y  finalmente las uniremos.
Rehogamos primero la cebolla en unas gotas de aceite de oliva y la reservamos.
A continuación, doramos el pimiento, junto con unas cuantas gotas más de aceite. Dejamos que coja color y reservamos junto con la cebolla.
Procedemos de igual manera con cada verdura por separado, la calabaza pelada, el calabacín con su piel y la berenjena sin piel, tapando el recipiente y bajando el fuego para facilitar la cocción pero sin que se ablanden demasiado.
Por último, juntamos toda la verdura en el mismo recipiente y añadimos el tomate maduro pelado en dados y sazonamos.
Dejamos cocer a fuego lento y removemos de vez en cuando. Cuando todo esté tierno, pero sin que la verdura llegue a deshacerse, le añadimos una pizca de cominos majados y sazonamos de nuevo si fuese necesario.
Algunas versiones de la receta también añaden pimentón.
Foto de catorze14

Podemos servir como plato único, ó acompañar la 
alboronía con un huevo cuajado en el centro de la cazuela ó bien como guarnición para acompañar pastas, patatas, ó pescado.





Ø  Para saber más:
Platos populares: La alboronía En este enlace del Grupo Gastronómico Gaditano puedes encontrar más información y curiosidades sobre la alboronía y otra versión de la receta.



Por: Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada