viernes, 17 de junio de 2016

Albóndigas de berenjena

Hace unos días proponíamos recetas con calabacín. Hoy es el turno de la berenjena; ambas hortalizas están ahora en temporada, y por lo tanto en su óptimo momento de calidad, valor nutricional y precio. Esta receta sustituye perfectamente a las tradicionales albóndigas de carne picada, como propuesta para aumentar el consumo de verduras y disminuir el de carne roja, siguiendo las recomendaciones de la OMS.



Ingredientes para unas 15-20 albóndigas
1 berenjena grande
1 cebolla
1 pimiento verde
1 diente de ajo
2 cucharadas de aceite de oliva
100 g de queso mozarella ó tierno de cabra
100 g de pan rallado
1 huevo
Orégano
Albahaca fresca
Sal (opcional según patologías)
1 puñado de piñones ó nueces troceadas (opcional)
Salsa de tomate casera

Elaboración:

Lavar las verduras y cortarlas en dados pequeños, dejando la berenjena con su piel.

Colocamos los daditos de berenjena en un escurridor, añadimos un poco de sal por encima y dejamos reposar unos 30 minutos. Transcurrido este tiempo, lavamos bajo el grifo para retirar la sal.

En una sartén amplia doramos la cebolla, el ajo y el pimiento junto con el aceite de oliva. Cuando estén blandos y ligeramente dorados añadimos la berenjena en daditos pequeños. Dejamos que se dore un poco y a continuación bajamos el fuego para que se cocine lentamente. Cuando la berenjena esté casi deshecha, añadimos el queso en trocitos, retiramos del fuego y pasamos la mezcla a un bol. Añadimos el huevo y el pan rallado, sazonamos con el orégano, albahaca u otras especias al gusto y mezclamos bien.

Dejamos reposar la masa un rato y formamos bolitas mojándonos las manos para facilitar el proceso.

Colocamos las albóndigas en una rejilla de horno y las horneamos unos 15 minutos hasta que se doren. Quedarán un poco crujientes y sin necesidad de freírlas, con las ventajas que ello conlleva.





Aparte, preparamos una salsa de tomate casera.
Introducimos las albóndigas en la salsa y dejamos que cuezan en ella unos 20 minutos a fuego suave para que los sabores se amalgamen. O preparar de un día para otro.

Servimos las albóndigas bien calientes p. ej con unas patatas cocidas ó asadas con su piel ó con quinoa hervida.

Ø  Para saber más: La berenjena

Por: Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada