viernes, 7 de octubre de 2011

CUIDADOS PALIATIVOS: Cuando cuesta comer (I)

Cualquier persona que haya cuidado a un ser querido enfermo sabe que no es tarea fácil. Cada día hay multitud de pequeños (y grandes) cuidados que aplicar. Sobre todo, nuestro esfuerzo y nuestro mayor interés se dirige a procurarle comodidad, bienestar y ánimo intentando que disfrute de la mejor calidad de vida posible y evitarle sufrimientos.

spoonfull of bokehPor distintas causas, las personas que se encuentran en Cuidados Paliativos pueden presentar una serie de síntomas derivados de su estado, como inapetencia, sequedad de boca, náuseas ó vómitos, dificultades para masticar o tragar, estreñimiento, etc, que dificulten la alimentación.

Por ello queremos recordaros algunos consejos dietéticos encaminados a tratar de aliviar y mejorar todos estos síntomas.

*  A nivel general, el objetivo es comer lo que se quiera, cuanto se quiera y cuando se quiera.

Es importante tener una actitud positiva ante la comida y pensar que comer es un placer. Una alimentación sana y practicar alguna actividad física ligera ayudarán a sentirse más vital y a recuperar las fuerzas. Mientras se encuentre débil, tome su tiempo para realizar actividades habituales como vestirse o asearse, sin prisa y sin nervios.

Más que buscar un equilibrio nutricional rígido, lo que nos interesa en estos casos es que el paciente se alimente y que disfrute de lo que está comiendo en la medida de lo posible.

Conviene tener a mano una amplia variedad de alimentos, para escoger lo que más apetezca y preparar pequeñas porciones que resulten apetitosas, en lugar de un plato muy abundante.
Cocinar a menudo pequeños “caprichos culinarios” en función de los gustos particulares de cada persona.

·         Dividir lo que se va a comer en raciones pequeñas, comiendo poca cantidad cada vez, pero más veces al día. Establecer un mínimo de 5 comidas al día e intentar no saltarse ninguna.
·         Variar a menudo el tipo de alimentos y la forma de preparación. Evitar los sabores muy fuertes.
·         Cuidar los detalles y la presentación de los alimentos.
4th Course: Cheese Course



·         Fuera de las comidas, evitar pensar en los alimentos ó en temas relacionados con la comida.
·         Cuidar el estado de ánimo y las relaciones sociales, tratando de comer en compañía, en un ambiente agradable.
·         Flexibilizar los horarios, casi a demanda de la persona enferma.
·         Beber agua en abundancia, pero siempre entre comidas, no durante ellas, para evitar llenar el estómago.
·         Si ha perdido la capacidad para saborear los alimentos: tómelos a temperatura ambiente, no mezcle sabores, utilice cubiertos de plástico y no de metal y realce su sabor con especias, hierbas aromáticas, cebolla o limón.
·         No abusar de alimentos con calorías vacías (aperitivos salados, bollería industrial, refrescos) ni alimentos muy grasos que llenan enseguida y nos impiden seguir comiendo.
Seleccionar alimentos fáciles de masticar y tragar y que alimenten mucho.

Alimentos con valor calórico elevado


Frutos secos de todo tipo. Aceite de oliva virgen extra. Pasta de sésamo. Crema de cacahuete, nata, mantequilla.
Batidos, flanes, natillas de huevo, helados, postres lácteos. Queso fresco tipo Philadelphia, Mascarpone.

Alimentos ricos en proteínas como pescados en salsa, mariscos y conservas de pescado, pechuga de pavo, carnes de todo tipo, quesos de todo tipo, huevos.

Salsas tipo bechamel, salmorejo, guacamole, mayonesas, etc.

Platos como croquetas, tortilla de patatas, quiches, pescados y carnes en salsa, pasta con bechamel y queso, lasañas… 
Bizcochos caseros y tartas con crema pastelera. Pasteles con fruta.
Frutas como la chirimoya, caquis, aguacate, higos, uvas, etc.
No olvidar las frutas, verduras y legumbres, son la base de una alimentación sana. Prepararlas de forma que aporten más calorías:
o         Legumbres en puré ó trituradas, hummus.
o         Ensaladas enriquecidas con frutos secos, trocitos de pollo, huevo duro, salmón ahumado.
o         Espinacas con bechamel, berenjenas rellenas con carne, con huevo, etc.
o         Sopas y purés de verdura enriquecidos con aceite de oliva, queso, jamón, etc.
o         Compotas con ciruelas y orejones. Compota de manzana con queso fresco.
o         Batidos de frutas variadas, enriquecidos con papilla de cereales infantiles.
o         Batido con plátano, zumo de naranja, galletas y coco rallado.
o         Batido con almendras, dátiles y leche condensada.
o         Zumos  y batidos de frutas con leche ó yogur

Higos

*      Consejos para la sequedad de boca: Cómo aumentar la salivación y refrescar

- En caso de mucosidad abundante, puede ayudar tomar zumo de cítricos ó de piña, ó piña natural antes de las comidas.
- Masticar rodajas de pepino, trocitos de piña u otras frutas, rodajas de limón ó naranja.
How to Prepare a Fresh Pineapple 1


- Chupar pastillas de vitamina C ó caramelos (sin azúcar) de limón, naranja o canela.
Masticar chicles sin azúcar.
Chupar cubitos de hielo hasta que se deshagan en la boca.
Beber o realizar enjuagues con un preparado compuesto de un litro de manzanilla (con 4-6 sobres), sin azúcar, mezclado con el zumo de un limón.
- Beber zumos con vitamina C, polo flash, polos caseros, cubitos de zumo congelado.
- Tomar frecuentes sorbos de agua retenidos en la boca durante 5-10 segundos.
- Evitar el alcohol y el tabaco.

*      Náuseas y vómitos
En caso de vómitos frecuentes, asegurarse una buena hidratación con sales de rehidratación oral (suero), bebidas isotónicas ó limonada alcalina: a 1 litro de agua hervida se le añade el zumo de 2 limones, media cucharilla de bicarbonato, media cucharilla de sal y 2 ó 3 cucharadas de azúcar.

También se pueden tomar pequeños sorbos de infusiones con miel ó azúcar y limón, zumos de frutas no ácidas, caldos, sopas claras, polos, gelatinas, tés suaves ó sin teína, caldo de cocer manzanas

Seguir los mismos consejos indicados para la sequedad de boca: sorbos de zumos de fruta y gaseosa sin gas (deje la lata o la botella abierta para que salgan las burbujas), bebidas para deportistas para reponer los minerales.

Asegurarse beber al menos un litro y medio de agua al día.

Sentarse tranquilamente cuando se sientan náuseas. Algunas veces caminar de un lado para otro puede empeorarlas. Tratar de tomar una pequeña siesta, pero sin recostarse. Buscar un lugar calmado y placentero para comer, libre de olores y distracciones.

Otras opciones son salir para tomar un poco de aire fresco ó ver la televisión para alejar de la mente las náuseas.

Evitar alimentos grasientos y precocinados ó alimentos con olores fuertes ó muy picantes.

Evitar la cafeína, el alcohol, los zumos de frutas ácidas y las bebidas carbonatadas.

Por: Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada