lunes, 8 de abril de 2013

ALERGIAS ALIMENTARIAS: Un problema global de salud en aumento

peanut is unique



Esta semana se celebra la Semana Mundial de la Alergia, que este año se centra en las alergias alimentarias. Es una iniciativa anual de la Organización Mundial de la Alergia (WAO)  para la sensibilización de la ciudadanía sobre  la enfermedad alérgica y sus trastornos relacionados.

La alergia a alimentos es una reacción exagerada del organismo ante un alimento (alérgeno) que es bien tolerada por el resto de individuos. Está producida por un mecanismo inmunológico llamado IgE (inmunoglobulinas tipo E). Es una enfermedad que afecta a un 2,5% de la población general y a un 8% de los menores de 3 años.

En la población general, el organismo crea anticuerpos defensivos contra virus, bacterias, etc., que efec­tivamente, constituyen una amenaza para él. En las personas alérgicas, se producen, además, anticuerpos específicos llamados IgE (Inmunoglobulina E) contra las sustancias que detecta como extrañas. Es una respuesta inútil, puesto que no sería necesaria la defensa frente a estas sustancias inofensivas, además de ser perjudicial porque se liberan histamina y otras sustancias que son las que generan la enfermedad alérgica.
Los síntomas pueden aparecer, de manera casi inmediata, al comer o tocar el alimento, o inhalar sus vapores de cocción, aún en cantidades mínimas, y pueden afectar a la piel (urticaria, rojez, hinchazón), aparato digestivo (vómitos, dolor abdominal), aparato respiratorio (asma, dificultad respiratoria, rinitis) o a todo el organismo (anafilaxia, que puede provocar la muerte).

Un mismo alérgeno alimentario no produce los mismos síntomas, ni con la misma intensidad, incluso en la misma persona. Por ello se deberá tener en cuenta que, aunque las reac­ciones sufridas con anterioridad fueran leves, las que sucedan en el futuro pueden ser más importantes.

Ingredientes de una Estrella. . .Por otra parte, la cantidad de alimento que provoca una reacción alérgica también varía en cada pacien­te, de modo que algunas personas reaccionan ante la ingesta de cantidades mínimas (trazas que resultan indetectables realizando un análisis) del alimento implicado.

Alimentos más habituales
Los alimentos habitualmente implicados en la alergia alimentaria son los más consumidos: huevo,  pescado y marisco, leche, frutas, legumbres, trigo, frutos secos, ya sea en su forma natural o como ingrediente, componente o aditivo de cualquier producto elaborado. También puede producirse alergia alimentaria al consumirse pescado contaminado con el parásito llamado anisakis.

La alergia a proteínas de la leche y la alergia al huevo son las más frecuentes en los niños. En los adultos, lo son la alergia a frutos secos, frutas y hortalizas.
Hasta un 50% de los alérgicos al látex lo son también a determinadas frutas como plátano, castaña, kiwi o aguacate. Esto parece deberse a la similitud entres sus proteínas y las del látex.

Diferencia entre alergia e intolerancia
Conviene precisar que no es lo mismo una alergia que una intolerancia alimentaria.
La Intolerancia alimentaria se puede definir como una condición en la que se producen efectos adversos (no producidos por IgE) tras ingerir un alimento en concreto o un ingrediente culinario.
En el caso de la intolerancia, la reacción es menor que en el de una alergia clásica y la persona no es consciente de que se ha producido dicha intolerancia puesto que no se manifiestan los síntomas de una manera rápida. Los síntomas pueden aparecer más lentamente y por eso no se asocian a algo ingerido varias horas antes o a un alimento ingerido de manera habitual.
Mientras que las personas que tienen realmente alergias alimentarias necesitan generalmente eliminar el alimento causante de su dieta, las personas que sufren una intolerancia pueden consumir pequeñas cantidades del alimento o del componente alimenticio, sin que se den síntomas.
Las intolerancias alimentarias más habituales son las producidas por la lactosa y el gluten.

Para saber más:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada