viernes, 9 de noviembre de 2012

La Vitamina D y su posible papel en la prevención del cáncer

La vitamina D es una vitamina liposoluble que puede obtenerse a través de algunos alimentos ricos en grasas, como el pescado azul ó la yema de huevo, y también sintetizarse por el propio cuerpo a partir del contacto de los rayos ultravioleta de la luz solar con la piel. Este nutriente es imprescindible para la adecuada absorción del calcio, a la vez que permite su depósito en los huesos y la regulación de los niveles de este mineral en la sangre.

Picnic AfternoonSin embargo, también destaca por otras  posibles propiedades:  

Según los datos obtenidos en un estudio del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), que aparecían en esta reciente noticia  del pasado 30 de octubre, aquellos sujetos con niveles más altos de la forma estable de vitamina D en sangre, presentaban un menor riesgo de padecer cáncer de vejiga.  

Los resultados de esta investigación sugieren que un incremento en la ingesta de esta vitamina, mediante la alimentación ó a través de un incremento controlado en la exposición solar, puede ser beneficioso para el paciente en términos de prevención y tratamiento.

Según este estudio, la vitamina D en dosis adecuadas reduciría los casos de cáncer de colon. 

 Según MedlinePlus, la vitamina D es Posiblemente eficaz para...

Disminuir el riesgo de esclerosis múltiple (EM).

La prevención del cáncer. Algunas investigaciones muestran que la gente que toma un suplemento con una dosis alta de vitamina D más calcio podrían tener una menor posibilidad de desarrollar cualquier tipo de cáncer.

Las mujeres que toman calcio más vitamina D tienen mayor posibilidad de perder peso y mantener su peso. Pero este beneficio es principalmente para las mujeres que no tenían suficiente calcio antes de empezar a tomar suplementos de calcio.

Prevenir las infecciones respiratorias. Investigaciones clínicas llevadas a cabo en los niños de edad escolar muestran que el tomar un suplemento de vitamina D en el invierno podría disminuir el riesgo de contraer la gripe estacional. Otras investigaciones muestran que el tomar un suplemento de vitamina D podría disminuir el riesgo de un ataque de asma provocado por un resfriado o una infección respirator

Disminuir el riesgo de artritis reumática en mujeres de edad avanzada.

Reducir la pérdida ósea en mujeres con hiperparatiroidismo.

Prevenir la pérdida de dientes en las personas de edad avanzada.

Dónde encontrar vitamina D:

Las fuentes naturales de esta vitamina son los pescados azules frescos y en conserva, el salmón ahumado, la yema de huevo, el hígado, la leche, mantequilla y nata, y el aceite de hígado de pescado.

Caballas al horno

También podemos encontrar vitamina D en las margarinas y cereales de desayuno enriquecidos en vitamina D y las leches semidesnatadas ó desnatadas enriquecidas, siempre que se especifique en el etiquetado.


Producto
Microgramos por cada 100 g*:
Aceite de hígado de bacalao
200 µg/100g
Caballa, jurel, salmón, atún, langostinos,  conservas de pescado en general…
 20 µg/100g
Margarinas enriquecidas en vitamina D (verifique la tabla de información nutricional en la etiqueta del alimento)
8 µg/100g
Yema de huevo
6 µg/100g
Hígado
Unos 2 µg/100g
Leches enriquecidas en vitamina D y mantequilla
0,75 µg/100g
Leche y nata, yogur griego, quesos en general
0,3 µg/100g

*1 microgramo (µg) de colecalciferol  = 40 UI (Unidades Internacionales), otra forma de medir los requerimientos de vitamina D.
Las Ingestas Dietéticas de Referencia que ha establecido la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética   (FESNAD) están en torno a los 15 microgramos/día, en función de la edad.

No obstante, la mejor e ilimitada fuente de vitamina D está constituida por la luz solar, que convierte a la provitamina ó precursor de la vitamina D (el 7-dehidrocolesterol) en vitamina D3 ó colecalciferol. Cuando los rayos UV tienen contacto con la piel este 7-dehidrocolesterol sufre unas transformaciones  produciendo vitamina D3, que se transformará en la forma activa de la vitamina después de activarse en hígado y riñón.

Según la Organización Mundial de la Salud, es suficiente con exponer la cara y los brazos al sol durante unos 30 minutos al día, fáciles de conseguir para la mayoría de la población española en primavera y en verano. Si bien la protección contra la exposición excesiva a las radiaciones ultravioleta es una preocupación desde el punto de vista de la salud, estas radiaciones, en pequeña cantidad, son esenciales para la buena salud porque intervienen en la producción de la vitamina D por el organismo.  Las personas que casi no se exponen al sol - como las recluidas en casa o en algún establecimiento, las de piel muy pigmentada que viven en latitudes elevadas, los lactantes de corta edad o quienes se cubren todo el cuerpo cuando están a la intemperie  deberían considerar -con el visto bueno del médico-, la conveniencia de tomar alimentos ricos en vitamina D y suplementos de vitamina D.
Es sorprendente lo rápido que se pueden restablecer los niveles adecuados de vitamina D por exposición a la luz solar. Solo 6 días de exposición casual al sol sin bloqueador de sol puede compensar por 49 días sin exposición a la luz del sol. La grasa corporal actúa como una batería para guardar la vitamina D. Durante los períodos con luz solar, la vitamina D permanece en la grasa y es liberada cuando se va el sol.

Efectos secundarios

Demasiada vitamina D puede hacer que los intestinos absorban demasiado calcio, lo cual puede provocar niveles altos de este mineral en la sangre. La toxicidad de la vitamina D casi siempre ocurre por el uso de demasiados suplementos, nunca por los alimentos ni por la exposición solar.
Los niveles altos de calcio en la sangre pueden llevar a que se presenten:
  • Depósitos de este mineral en los tejidos blandos como el corazón y los pulmones.
  • Confusión y desorientación.
  • Daño a los riñones ó cálculos renales.
  • Náuseas, vómitos, estreñimiento, inapetencia, debilidad y pérdida de peso.
Hay que tener en cuenta que los alimentos ricos en vitamina D también son muy ricos en grasa, por lo que no conviene abusar de ellos, sobre todo en el caso de la mantequilla ó las yemas de huevo. Pero tampoco conviene eliminarlos radicalmente de nuestra alimentación, ya que son vehículo de vitaminas liposolubles necesarias en su justa medida.
Sugerencias para un menú rico en vitamina  D
Ø     Picnic al aire libre con recetas como:
Sándwiches de salmón marinado, huevo duro, mantequilla y lechuga.
Picos de pan con paté de sardinas.
Macedonia de fruta fresca con Yogur casero preparado con leche enriquecida en vitaminas A+D+E
Ø     Para saber más:

¿Es correcto el actual mensaje de salud pública sobre la exposición a la radiación UV?

Por: Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada