martes, 26 de julio de 2011

Consejos ante el estreñimiento (1ª parte)

En verano, los cambios de horario, las comidas fuera de casa, los viajes, etc a menudo se traducen en  problemas de estreñimiento, fácilmente evitables, con algunos consejos como los que os proponemos.
El estreñimiento se trata de un trastorno agudo o cró­ni­co de la defecación que origina intervalos de más de 48 ho­ras entre las deposiciones y da lugar a la evacuación de heces muy duras y en pequeñas cantidades.
El estreñimiento agudo, es decir que aparece ocasional­mente, puede estar originado por infecciones, el embarazo, reposo prolongado en cama, los viajes y cambios de residen­cia y algunos tipos de lesiones orgánicas. El estreñimiento crónico habitual, que no está origina­do por ninguna lesión orgánica, puede resultar de la persis­tencia de alguna de las causas responsables del agudo aunque, en la mayoría de las veces es debido a las siguientes causas:
            - Alimentación inadecuada, compuesta principalmente por carnes, huevos, harinas y azúcares, pan blanco y, en general,  productos refinados con escasez de fibra. Estos alimentos producen un volumen insuficiente de residuos fecales y, como consecuencia, no se excitan las paredes del intestino para que se produzcan las contracciones peristálticas que dan lugar a la expulsión de las heces.
            - Costumbre de retener las heces a pesar de la necesi­dad de defecar; esta retención ocasiona, a la larga, la in­sensibilidad frente al reflejo natural de la defecación, lo que también puede ser originado por el uso habitual de laxantes.
            - Estado de tensión emocional y psíquica que da lugar a espasmos en los músculos intestinales.
Consecuencias
Las molestias que ocasiona el estreñimiento pueden con­sistir en sensación de pesadez en el vientre, mal sabor de boca, dolores de cabeza, dolor abdominal, retortijones, etc., pero, además, la presencia constante en el intestino de residuos en putrefacción, impurifican la sangre y puede ser origen de otras muchas molestias y, a largo plazo, en­fermedades.
El estreñimiento favorece la aparición de hemo­rroides y de fisuras anales; ambas afecciones producen in­tenso dolor durante la defecación y, por este motivo, el paciente retrasa ésta todo lo posible, aumentando así el estreñimiento y creando un círculo vicioso.
Se calcula que aproximadamente el 60 % de la población padece estreñimiento crónico, debido fundamentalmente a há­bitos incorrectos de alimentación y vida excesivamente se­dentaria. En muchos de estos casos, en lugar de modificar las causas se utilizan laxantes que producen habituación y dan lugar a que el intestino pierda la capacidad de expulsar normalmente las materias fecales.
Consejos
Las sugerencias que proponemos a continuación van encami­nadas a corregir las causas  de este problema:
1.      La falta de ejercicio es una de las causas fundamen­tales del estreñimiento, por tanto, se deberá practicar cual­quier tipo de ejercicio o gimnasia: paseos caminando, andar en bicicleta, nadar, y especialmente ejercicios que fortalezcan la musculatura abdominal y de res­piración profunda. Cualquiera de éstos, practicado regular­mente, se­rán de gran ayuda para superar el estreñimiento.
2.      Evitar el uso habitual de laxantes. Emplear en su lugar suplementos de fibra como semillas de lino, salvado de trigo ó de avena.
Algunos sugerencias especialmente recomendadas para tomar en ayunas por las mañanas son:
-         Un vaso de agua templada en el que por la noche habremos puesto a remojar 3-4 ciruelas pasas. Beber el agua y masticar las ciruelas despacio, antes de tomar otro alimento.
-         1 cucharadita de aceite de oliva virgen
-         1 kiwi ó 1 naranja ó 3 higos secos
-         1 cucharada de semillas de lino ablandadas en agua mezcladas con yogur natural.
3.      En casos de estreñimiento pertinaz, es conveniente eliminar de la alimentación de forma estricta, al menos temporalmente, todo tipo de alimentos refinados que contengan harina blanca y azúcares (pan blanco, arroz blanco, bollería, dulces…), y otros como quesos curados, embutidos y carnes grasas, chocolate…

Por Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada