lunes, 18 de abril de 2011

Las fresas

strawberries

Llega la primavera y nos encontramos con una explosión de frutas apetitosas como las fresas. Es una fruta que debemos aprovechar por su corta temporada y por sus múltiples propiedades saludables. Además de su delicado aroma y sabor, su bajo contenido en calorías y azúcares (lo cual las convierte en una fruta especialmente apta para personas con diabetes), también nos aportan vitamina C, fibra y muchos compuestos antioxidantes.

Un estudio publicado en la revista Public Health Nutrition sugiere que un consumo prolongado de fresas mejora los niveles de folatos en sangre, lo que podría reducir la incidencia de enfermedades relacionadas con el déficit de folatos. Esta deficiencia podría derivar en niveles elevados de homocisteína en sangre. Las investigaciones recientes han asociado este aumento plasmático de homocisteína con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, infarto de miocardio y otras patologías cardiovasculares.

Una ración abundante de 400 g de fresas nos suministran el 50% de la ingesta diaria recomendada de folatos, 4 veces las necesidades diarias de vitamina C y tan sólo 128 calorías.

Podemos consumirlas solas, con zumo de limón ó de naranja; con leche; en macedonia con plátano y kiwi; en ensaladas, en batido; en forma de coulis (salsa de fresa) para acompañar diversos postres, en sorbetes y helados...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada