jueves, 19 de mayo de 2016

Conejo al horno con salsa Romesco

Foto: calafellvalo
Con motivo del Día Mundial de la Hipertensión que se conmemoraba hace escasos días, hoy proponemos esta sabrosa receta. La carne de conejo presenta un bajo contenido en sodio y alto en potasio, por lo que su consumo es adecuado en casos de hipertensión arterial, siempre que no se le añada mucha sal al cocinarla. Además, es una carne de por sí sabrosa, fácil de digerir y sus preparaciones culinarias suelen incluir gran variedad de hierbas aromáticas, necesitando así incorporar poca cantidad de sal en su elaboración. La salsa Romesco, típica de la cocina catalana, aúna ingredientes saludables y nutricionalmente recomendables (frutos secos, vegetales y aceite de oliva), y por su marcado sabor resulta ideal para realzar el sabor de carnes y pescados.

Salsa Romesco

Ingredientes
1 ñora o pimiento choricero (en su defecto se puede usar una cucharadita de pimentón).
1 tomate maduro mediano por cada comensal
De 4 a 6 dientes de ajo asados
40 g de avellanas, mejor tostadas y sin piel (ó en su defecto almendras)
Entre 6 y 8 cucharadas de aceite de oliva virgen
4 cucharaditas de vinagre de vino tinto (ó de sidra ó manzana)
Unas rodajas de pan duro
Aceite de oliva virgen extra
Pimentón (opcional)
Sal (opcional)

Elaboración:
Ponemos la ñora en remojo en agua caliente hasta que se hinche o bien en agua fría unas 12 horas (la noche anterior).

Asamos los tomates y los dientes de ajo en una plancha ú horno hasta que se oscurezcan, pero girándolos con frecuencia para evitar que se quemen.
Si no tenemos parrilla u horno de leña para hacerlo servirá un horno normal. Hay que eliminar la piel de ambos ingredientes y reservarlos.

Machacamos en un mortero los frutos secos junto a una pizca de sal y el pan frito y empapado en vinagre. A continuación añadimos los ajos para que liguen como una masa espesa. A esta masa añadiremos la pulpa de la ñora bien escurrida. Mezclamos bien y añadimos el tomate cortadito y sin piel y muy poca cantidad de pimentón.

Mezclamos con decisión hasta que nos quede una pasta homogénea de color rosado. En este punto vamos incorporando vinagre y después el aceite, amalgamando todo bien para que se ligue. Es importante ir probando y rectificando de aceite. 

Es mejor hacer la salsa un día antes de que se tenga que usar y guardarla con papel film en la nevera para que se potencie su sabor.

Servimos caliente acompañando a carnes, pescados ó verduras a la plancha.



En este enlace está disponible la receta de Conejo al horno.


Ø  Para saber más: 

En este enlace de la Organización Interprofesional Cunícola INTERCUN, http://carnedeconejo.es/consumidor/, podemos encontrar amplia información sobre las propiedades, usos, recetas y valor nutricional de la carne de conejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada