jueves, 27 de septiembre de 2012

Las uvas: energéticas y cardiosaludables

La uva (Vitis vinifera L.) pertenece a la familia de las Vitáceas. Originaria del Cáucaso y Asia occidental, se cree que la uva fue la primera fruta cultivada por el hombre y existen vestigios que demuestran que en el periodo de la Prehistoria ya se cultivaba en toda Europa.

uvas moscatel y otras

Con el tiempo fueron seleccionando las especies que mejores frutos producían. Así, se fue pasando de un numeroso grupo de especies silvestres a las cepas actuales, en forma de arbusto con frutos grandes. Los egipcios conocían la vid, pero los griegos y los romanos fueron dos de las civilizaciones que desarrollaron en gran medida la viticultura e introdujeron la vid en sus colonias.

Actualmente, se cultiva en las regiones cálidas, pero inicialmente se cultivaban incluso en regiones del norte de Europa que dieron origen a los invernaderos, porque construían unas casetas con cristales, para mantener las uvas a la temperatura idónea.
 
Del género Vitis existen 20 especies y están clasificadas en función de a lo que van a ser destinadas (como fruta de mesa, vino de mesa, zumos o mostos, pasas…) y en función de su tamaño, color, sabor, forma, calidad.

Algunas de las uvas de mesa más conocidas son la Moscatel, Sweetwater, Lambrusca, Muscadina, Vinalopó (embolsada), etc.
 
Composición nutricional:
La composición de las uvas puede variar ligeramente según se trate de uvas blancas o negras. De forma aproximada, 100 g de uvas nos aportan 73 kcal y 17 g de hidratos de carbono, en su mayoría en forma de azúcares de absorción rápida. Tienen un contenido discreto en vitaminas del grupo B, vitamina C y fibra (sobre todo si se consumen con la piel y pepitas). También aportan unos 250 mg de potasio por 100g (contenido medio).

En las uvas abundan diversos compuestos fenólicos, sustancias con reconocidas propiedades beneficiosas para la salud, tales como los antocianos, flavonoides y taninos, responsables del color, aroma y textura característicos de estas frutas, todos ellos con potente acción antioxidante.

·        Los antocianos son los pigmentos responsables del color de las uvas negras y rojas y están ausentes en las variedades blancas.
·        Los taninos les confieren la sensación de astringencia a las uvas verdes.
·        Dentro de los flavonoides, el resveratrol es el más reconocido. Está presente sobre todo en la piel de la uva negra y roja y tiene propiedades antifúngicas, es decir, impide el crecimiento de hongos en las uvas. Su contenido en la uva varía según las condiciones, ya que se produce como respuesta a ataques parasitarios de la vid, o stress de la uva por diferentes motivos. Artificialmente se puede aumentar su contenido mediante tratamiento con luz ultravioleta en uvas ya recogidas.
Algunos autores indican que la uva negra posee una mayor cantidad de fitonutrientes que las otras variedades de uva, aunque los estudios al respecto no son concluyentes.

Grapes
Propiedades:
-         Las propiedades beneficiosas que se atribuyen a la uva se deben en parte a su contenido en los mencionados polifenoles, que según este estudio presentan propiedades antioxidantes como el mantenimiento de la función endotelial ó protección contra el colesterol LDL.
-         Al resveratrol, se le atribuyen propiedades cardioprotectoras, como se indica en este reciente estudio del American Journal of Cardiology.
-         Por su valor energético (superior al de otras frutas) las uvas se recomiendan en personas convalecientes o inapetentes,  niños, deportistas o mujeres en etapa de lactancia, aunque su alto contenido en azúcares debe ser tenido en cuenta por las personas con diabetes.
-         Son ligeramente laxantes, sobre todo si se consumen con piel y pepitas.
-         El extracto de pepita de uva posee propiedades beneficiosas en el caso de enfermedades inflamatorias ó autoinmunes como la artritis reumatoide.
-   Parecen contribuir a la reducción de la tensión arterial, tanto  como en forma de vino tinto sin alcohol como con el extracto de pepita de uva.
-         El ácido oxálico que contienen las uvas negras puede formar sales con ciertos minerales como el calcio y formar oxalato cálcico, aspecto a tener en cuenta si se padecen cálculos renales de oxalato.

¿Hasta qué punto es beneficioso el vino tinto?
Los datos disponibles actualmente señalan que la ingesta de bebidas alcohólicas se asocia a incrementos en varios tipos de cáncer. El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (American Institute for Cancer Research) dejan constancia en su reciente informe sobre dieta y cáncer que todos los tipos de bebidas alcohólicas "tienen el mismo efecto" en cuanto al aumento que producen en el riesgo de padecer diversos tipos de cáncer. Es decir, su recomendación de evitar tomar bebidas alcohólicas cubre "a todas las bebidas alcohólicas, sean cervezas, vinos, licores u otro tipo de bebidas alcohólicas".
En cuanto un posible beneficio del vino sobre la enfermedad cardiovascular, cabe recordar que el efecto neto del alcohol sobre la enfermedad coronaria es, a nivel mundial, negativo. Así, las políticas que promueven la disminución global del consumo de alcohol parecen ser la mejor opción. No es recomendable (tal y como señala actualmente la Asociación Americana del Corazón) beber vino o cualquier otra clase de bebida alcohólica para obtener beneficios cardiovasculares.
Las circunstancias que contraindican la ingesta de vino (o cualquier otra bebida alcohólica) son, en cualquier caso: 
- Menores de edad (además de ser ilegal, aumenta el riesgo de accidentes de   tráfico, traumatismos y muerte prematura).
- Mujeres menores de 21 años.
- Mujeres que están embarazadas o que estén intentando concebir.
- Individuos que no pueden restringir su ingesta a niveles moderados
- Cualquier persona que vaya a conducir, manejar maquinaria o participar en actividades que requieren atención, coordinación o cuyo juicio podría causar daños o muerte.
Ø     Por ello una opción cardiosaludable sería recurrir al mosto de uva o a los vinos desalcoholizados como los de Paladar sin alcohol ó Grupo Elivo, consumir las uvas con piel y semillas, y siempre que se pueda consumirlas ecológicas, ya que tienden a acumular muchos pesticidas y gran parte de sus beneficios se encuentran en la piel.
Recetas y usos culinarios:
Tal cual, bien lavadas ó en zumo,  en ensaladas, sopas frías, aperitivos, migas con uvas, macedonias, tartas, etc. Para apreciar mejor su sabor, conviene sacarlas de la nevera media hora antes de su consumo.


Conservación:
Al comprarlas debemos fijarnos que la piel esté tersa y sin picaduras. Para saber si están demasiado maduras se coge el racimo y se sacude suavemente, si caen algunos granos, se debe elegir otro menos maduro. Aguantan en la nevera 10 ó 15 días.
Ø     Para saber más:
En Almáchar, pequeño pueblo de la Axarquía malagueña, se celebra la fiesta del ajoblanco el primer sábado de septiembre.

Por: Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada