lunes, 21 de diciembre de 2015

Decálogo de consejos dietéticos para el paciente crónico ante los excesos navideños

En las celebraciones navideñas, según esta noticia, los españoles ganan entre dos y cinco kilos de peso, aspecto que, al igual que el exceso de grasas saturadas, sal, azúcar ó alcohol, conviene tener muy en cuenta en cualquier patología crónica, especialmente si se trata de una afección del corazón ó de diabetes. Recopilamos a continuación algunas recomendaciones culinarias y nutricionales que nos ayuden a sobrellevar las fechas navideñas sin complicaciones ni descompensaciones que nos amarguen la fiesta

1. Personas cada vez más mayores: Dado que la esperanza de vida es cada vez mayor y muchos pacientes crónicos son más longevos, conviene tener en cuenta también las necesidades nutricionales de la tercera edad en estas fechas. En este colectivo de mayor edad los gustos culinarios suelen ser muy tradicionales, no conviene experimentar con especias nuevas ni platos muy historiados, y optar por platos de cuchara y salsas.



Foto de webos fritos. 


En estos enlaces rescatamos información de interés:




2.    “Que tu alimento sea tu mejor medicina”. Ante determinadas patologías hay que concienciarse de que es necesario realizar un cambio total en los hábitos. Esta noticia mencionaba que sólo un 11% de personas cambia su dieta por enfermedades crónicas. Es tarea de todos revertir esa noticia y optar por cuidarse, recordando la frase del año 460 a.C. que no pasa de moda de Hipócrates.




3.    Para evitar sustos con la tensión arterial:

Conviene recurrir a alternativas a base de vegetales, como ensaladas frescas, chupitos de cremas de verdura, tortillas y revueltos, frutos secos sin sal, y tratar de no recurrir al típico picoteo con salazones, embutidos, quesos, aceitunas, aperitivos comerciales, etc…También dejamos algunas sugerencias de Aderezos sin sal y algunos Trucos de cocina para potenciar sabores y emplear menos sal (I y II).

4.    Mantener el colesterol a raya: Además de moverse y hacer ejercicio, en este enlace proponíamos algunos consejos y recetas para reducir el colesterol. Siempre que sea posible conviene sustituir las grasas saturadas de algunos alimentos propios de estas fechas por otros más saludables, por ejemplo, escogiendo polvorones de aceite de oliva; en lugar de embutidosmojama ó salmón; y pavo asado en lugar de cordero Además, podemos potenciar el consumo de alimentos como la avena y las manzanas con un postre como el apple crumble.


5.  Moderación: Esta noticia recogía que Navidad es el día con más infartos en todo el año. Conviene recordar que, para todos, seamos o no pacientes, en las fiestas y ocasiones especiales, la moderación debe ser la norma, intentando que el consumo de alimentos sea lo más similar al del resto del año, aprovechando el tiempo libre no solo para encuentros en torno a la mesa, sino también para pasear, viajar o simplemente descansar en buena compañía. Psicológicamente, no se trata de “sentirnos a dieta” en las comidas más señaladas, pero el resto de días y comidas será necesario ceñirse a las pautas recomendadas para cada patología como haríamos habitualmente.




6. Vistosidad de los platos con verduras y frutas: Además de aportar innumerables beneficios nutritivos, una manera de aportar un toque diferente a nuestros platos es emplear frutas y verduras para decorar y como guarniciones coloridas. 

Por ejemplo:
  • Decorar con flores comestibles como pensamientos, capuchinas, claveles, caléndulas, begonias, etc…
  • Rabanitos y cherrys en forma de flor.
  •  Con germinados, como los de lombarda, alfalfa, rabanitos, etc…
  • Champiñones torneados
  • Judías verdes cortadas en rombos
  • Tiras de la parte verde del puerro cocida y cortada en tiras para atar saquitos de verduras, tallos de espinacas.
  • Chips de verduras y carpaccios de frutas y verduras cortadas en mandolina…
  •  Frutos rojos para decorar postres.
  • Hoy en día ya hay muchos accesorios de cocina que facilitan estas tareas y que dan mucho juego para decorar.
7.    Para evitar problemas con el exceso de dulces, lo mejor es optar por fruta natural cortada o preparada de forma muy sencilla a la hora de los postres. 
Por ejemplo: 
Carpaccio de piña. Aquí se pueden consultar sus propiedades nutricionales.
Uvas: además de que son una tradición en fin de año, son muy saludables para el corazón
Brochetas caramelizadas
Peras al vino
Mousse de mango
Macedonia de fruta

8.    Para beber, mejor aguaLa bebida de elección preferentemente será el agua y otras opciones no azucaradas como las que sugeríamos en este post, ya que además de aportar calorías vacías, esta noticia destacaba el mayor riesgo de insuficiencia cardiaca al consumir bebidas azucaradas. Por otra parte, el agua contribuirá a dar sensación de plenitud y menos hambre. No obstante, hay que tener en cuenta que en determinadas patologías cardiacas y en caso de insuficiencia renal, en muchos casos habrá que restringir el consumo de líquidos.

9.  No renunciar al ambiente festivo: Enfaticemos el ambiente festivo de las comidas pero primando más la calidad y presentación de los platos que la cantidad, cambiando la vajilla, la decoración de la mesa, la forma de presentar los alimentos y de cortarlos, y sirviendo raciones pequeñas cuando se trate de alimentos más calóricos.

10. Si optamos por regalos comestibles, en este post proponíamos Cómo hacer regalitos saludables.

En los próximos posts propondremos algunas recetas festivas y postres a base de merengue, de interés al ser ligero y bajo en grasas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada