miércoles, 4 de febrero de 2015

El jengibre, especia estudiada por su relación con la prevención del cáncer


Foto de   Greatist
El jengibre es un tubérculo ó rizoma ampliamente utilizado, aunque no tanto en nuestro país aún, como condimento y especia y forma parte de la medicina tradicional de culturas diversas, siendo empleado desde tiempos inmemoriales para el tratamiento de resfriados, vómitos, molestias digestivas, dolores musculares, etc.

Originario de Asia, en concreto de la India y China, sus principales países  productores, aunque también lo cultivan Sri Lanka, Tailandia, Jamaica, Australia, y Hawai. El de mejor calidad es el jamaicano. Por sus propiedades medicinales, su cultivo se extendió por Europa y América.

Los primeros datos escritos sobre el jengibre fueron recogidos por Confucio (551-479 AC). A este tubérculo también se lo menciona en libros como el Corán. Después de la pimienta, el jengibre fue la segunda especia preferida por los romanos.

Es una planta con pequeñas flores amarillas y violetas similar a los lirios, siendo la raíz ó rizoma la parte empleada como condimento. Se reproduce muy fácilmente, por lo que cultivar una planta de jengibre está al alcance de cualquiera.

Según este artículo, sus compuestos fitoquímicos, entre ellos los gingeroles, (responsables del sabor picante de este condimento), son los encargados de sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antieméticas y gastroprotectoras del jengibre. Aunque no existan estudios clínicos concluyentes, se le atribuyen prometedores efectos preventivos frente al cáncer. Por ejemplo, este estudio encontró potenciales efectos terapéuticos frente al cáncer de próstata; y éste sobre el cáncer de colon; por lo que los investigadores instan a seguir estudiando sus  múltiples propiedades beneficiosas.  

Si bien no hay ningún alimento que por sí solo pueda protegernos del cáncer, sí está comprobado que un consumo abundante de frutas, verduras, semillas, cereales integrales, y legumbres –alimentos todos ellos ricos en fitonutrientes, vitaminas y fibra- es fundamental. Así como prevenir la obesidad y reducir el consumo de productos refinados, embutidos, sal, bebidas alcohólicas y ciertas formas de cocinado, como las barbacoas.

El cáncer es una enfermedad multifactorial de la que por desgracia aún se desconocen muchos de sus factores causantes. No obstante, la AICR opina que más de un 33% de los cánceres (1 de cada 3) podrían prevenirse con unos adecuados hábitos de alimentación y estilos de vida.

Ø  Recetas de Cocinar Rico y Sano con Jengibre

Foto de chefgwen





Ø  Para saber más:

Día Mundial contra el Cáncer 2015. “A nuestro alcance”. De www.worlcancerday.org

Día Mundial contra el Cáncer 2014: Alimentación y cáncer de próstata ¿Qué dice la evidencia científica?             



Por: Lati Escudero

1 comentario:

  1. Salud y comer bien pueden ir de la mano. Por el otro lado con el crecimiento del negocio de la farmacia online el consumidor tiene acceso a un mercado de complementos alimenticios que le ayudan a mantener su equilibrio nutricional.

    ResponderEliminar