lunes, 20 de octubre de 2014

Soja y cáncer de mama

La soja y los productos que se elaboran con ella, como el tofu, hamburguesas vegetales, yogures ó distintos tipos de bebidas vegetales similares a la leche, ó distintos aperitivos, etc son productos cada vez más extendidos y de consumo habitual por buena parte de la población. Ultimamente el consumo de soja ha generado controversia en torno a su posible vinculación con el cáncer de mama. Sin embargo, son productos bajos en grasas y que nos pueden dar mayor juego a la hora de incluir platos y recetas saludables en nuestro días a día, y además la soja es un buen sustituto de la carne roja, cuya ingesta excesiva está relacionada con un mayor riesgo ante el cáncer colorectal.

Soja
Fotografía de Solylunafamilia
Aunque quedan aún muchos aspectos por aclarar sobre este tema, el AICR (American Institute for Cancer Research) da respuesta en estas líneas a las dudas que más frecuentemente se plantean las consumidoras habituales de soja y a todas las mujeres en general.

¿La soja y sus productos aumentan ó disminuyen el riesgo de padecer cáncer de mama?
En mujeres sin cáncer de mama, los estudios muestran que un consumo moderado de productos a base de soja no aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama ni ningún otro tipo de cáncer. Algunas investigaciones apuntan hacia una protección modesta o leve frente al cáncer de mama, cuyos efectos se producirían por el consumo de soja en la infancia y adolescencia.

Para las que han pasado ó están pasando por un cáncer de mama, ¿es seguro consumir soja?
Distintos estudios han demostrado que consumir una cantidad moderada de soja ó productos a base de soja no aumenta el riesgo de recurrencia de un cáncer de mama ni el riesgo de mortalidad temprana.

¿A qué se refieren con una cantidad moderada de soja?
Una cantidad moderada de soja serían entre 1 y 2 raciones estándar al día de soja ó alimentos a base de soja, como el tofu, la leche ó yogures de soja ó texturizados de soja. Incluso se ha demostrado que el consumo de 3 raciones al día tampoco se ha asociado con un aumento del riesgo de cáncer de mama.

Soja
Fotografía de Mathias Isenberg
Entonces, ¿porqué se habla de que la soja podría incrementar el riesgo de cáncer de mama?
Las llamadas isoflavonas presentes en la soja actúan como estrógenos de origen vegetal, y en general un alto nivel de estrógenos se relaciona con un mayor riesgo de cáncer de mama.

En algunos estudios iniciales con animales, se observó que grandes cantidades de dos tipos de isoflavonas (la genisteína y la daidzeína), promovían el crecimiento del cáncer. Pero hoy se sabe que los roedores y animales de laboratorio metabolizan las isoflavonas de una forma diferente a los humanos y que el consumo de soja no aumenta los niveles de estrógenos en los humanos.

Otros estudios han relacionado el consumo de suplementos dietéticos a base de soja (no la soja ni sus alimentos derivados), como posibles promotores del cáncer de mama. Se trató de un estudio breve, de entre 7 y 30 días, realizado entre mujeres con cáncer de mama. Las mujeres que habían consumido soja en polvo tuvieron cambios en algunos de los genes implicados en el crecimiento tumoral. Pero también hubo cambios en otros genes, por lo que no quedó claro cuál sería el efecto final real ya que el crecimiento de las células tumorales fue igual que en el grupo placebo (y si sólo afectaba a determinadas mujeres).

Además, la cantidad de isoflavonas ingeridas fue muy superior (aproximadamente el doble) de lo que se consumiría tomando 1 ó 2 raciones de soja ó alimentos hechos con soja.

La soja se encuentra entre los ingredientes de muchos productos. Aunque esté presente en pequeñas cantidades, habría que contabilizarlo a la hora de tener en cuenta ese consumo moderado?
No, estos productos con algún componente a base de soja en pequeña cantidad en su composición no aportarían apenas isoflavonas a nuestra dieta, por lo que no supondrían un problema.

Pero si puede llegar a suponer un riesgo, ¿por qué consumir soja?
La soja es una buena manera de ingerir proteína de origen vegetal y otros nutrientes saludables y beneficiosos, y es una buena fuente de fibra, potasio, magnesio, cobre, manganeso, y según en qué productos, también una buena fuente de calcio, además de una buena alternativa a la carne, por lo que no es necesario eliminarla de nuestra alimentación.
Traducido de AICR. Pinchar aquí para leer el artículo original.

·        Para saber más:

Limitar los carbohidratos podría reducir la recurrencia del cáncer de mama entre las mujeres cuyo tejido tumoral es positivo para el receptor de IGF-1. 




Estar sentado mucho tiempo aumenta el riego de sufrir cáncer


Por Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada