viernes, 3 de octubre de 2014

Reciclaje del aceite usado: Cómo hacer jabón líquido de Marsella para la lavadora

Hoy os traemos una receta no comestible.  Nos ha parecido una manera excelente de reutilizar el aceite frito usado, de cuidar nuestro medio ambiente y de economizar en productos de limpieza.

Ingredientes para 25 litros:

500 g de sosa cáustica

1500 ml de aceite usado y filtrado

5 cucharadas de sal

750 ml de jabón líquido para lavadora de cualquier marca (puede usarse el casero que hayamos hecho la vez anterior y guardaremos para la próxima vez que hagamos )

250 ml de suavizante para ropa

25 litros de agua



Elaboración:
Antes de nada, y para evitar riesgos por cualquier salpicadura, nos ponemos ropa de faena que no nos importe que se estropee, guantes y preferiblemente gafas.
También guardaremos todos los envases vacíos de detergente ó suavizante que vayamos usando, para poder guardar después los 25 litros de jabón.

En un barreño ó cubo grande con al menos 30 litros de capacidad vertemos la sosa y la diluimos con 1-2 litros de agua, removiendo con un palo, caña o similar, ó utensilio de plástico. Se generará una reacción exotérmica, por lo que el recipiente se calentará un poco. Removemos con cuidado, evitando que salpique y añadimos la sal, hasta que se diluya también.

A continuación vamos añadiendo despacio el aceite usado filtrado y el jabón líquido.
Después añadimos el agua hasta completar los 25 litros (recordemos que ya habíamos echado 1 ó 2 para disolver la sosa), y mezclamos hasta que la mezcla quede homogénea.
Por último añadimos el suavizante y volvemos a mezclar.


Se tapa y se deja reposar unas 3 semanas.



Cada día, una sola vez al día, removeremos el jabón suavemente, un poco nada más. Es normal que se espese o que se formen 2 capas separadas; seguiremos removiendo cada día una sola vez hasta que transcurran las 3 semanas.




Finalmente deberá quedar de una consistencia similar al jabón de Marsella que venden, aunque es posible que quede más espeso.
Con ayuda de un embudo, se vierte el jabón en los envases de plástico que habíamos guardado, y que identificaremos debidamente para evitar confusiones.
Después lo usaremos como el detergente de lavadora habitual. Podemos añadir algo más de suavizante de lo habitual en el lavado, ya que el jabón no aporta mucho olor.

En próximos posts traeremos información sobre cómo aprovechar mejor los alimentos.


Por: Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada