jueves, 10 de enero de 2013

Empezar el año ligeros y llenos de energía

Tras los excesos de las fiestas, y porque solemos estar más motivados, el comienzo del año puede ser un buen momento para depurar nuestro organismo y mejorar nuestra salud, proponiéndonos unos pocos y sencillos cambios en nuestra alimentación habitual: más vegetales, menos carne y azúcar y más especias. Aunque sea sólo durante unas semanas,  ¡nuestro organismo nos lo agradecerá!

exercismed banner 2


1. MANTENER UNA ALIMENTACION EMINENTEMENTE VEGETARIANA
Según un exhaustivo análisis publicado por la revista Annals of Nutrition & Metabolism, los vegetarianos presentan un riesgo bastante menor de morir por enfermedad isquémica del corazón o de cáncer.
Llenemos nuestros platos con verduras y hortalizas de todo tipo:
The summer roll mix II Ensaladas de todo tipo.
Sopas y cremas de verdura: Por ejemplo, la Sopa de brócoli al romero.
Salteados, germinados, verduras asadas, al vapor…
Zumos de fruta y verdura: Licuado de zanahoria, apio y pepino, zumo de naranja y pomelo, licuado de remolacha y manzana...
Incluir también otros alimentos vegetales: Arroz integral y cereales integrales, por ejemplo: Arroz integral con wok de verduras.
Semillas: de calabaza, de lino, de sésamo, de amapola, de girasol…
Legumbres de todo tipo.

2. BEBER ABUNDANTES LÍQUIDOS

Cold Day Hot Drink
Con el frío puede que nos sea difícil beber grandes cantidades de agua, pero las bebidas calientes, infusiones,  caldos de verdura, té verde con limón, sopas sin grasa, etc resultarán reconfortantes, y por su efecto diurético, nos ayudarán a eliminar líquidos y sustancias de desecho.
Podemos escoger infusiones remineralizantes  como la  cola de caballo, depurativas como la alcachofera, digestivas como el anís y manzanilla, té verde y rojo, etc.

3. HUIR DE LOS ALIMENTOS PRECOCINADOS Y PROCESADOS INDUSTRIALMENTE.
Así evitaremos conservantes, colorantes, grasas saturadas, exceso de sal, etc. Siempre que sea posible cocinaremos a partir de alimentos frescos no procesados, ó consumiremos los alimentos crudos.
Si evitamos también formas de cocción que puedan generar sustancias tóxicas, como barbacoas o frituras, mejor que mejor.

4. MODERACIÓN CON EL AZÚCAR Y TAMBIÉN LOS EDULCORANTES ARTIFICIALES.
Si nos cuesta mucho prescindir de lo dulce, endulzaremos las bebidas con un poco de miel, y como bocado dulce, podemos tomar unas pasas ó ciruelas pasas ó una pequeña onza de chocolate negro de más de 70% cacao.

Intentemos aparcar para siempre los refrescos azucarados. Podemos sustituirlos por zumos de frutas, agua con limón, agua con gas, cerveza sin alcohol, té verde ó rojo, licuados de verdura, etc. Un café ocasional  parece ser mejor opción que los refrescos, según esta noticia, en la cual asocian el consumo de refrescos con un mayor riesgo de depresión.
Además, recientes estudios (como los realizados en Boston y Amsterdam) proporcionan un fuerte impulso para desarrollar recomendaciones y adoptar decisiones políticas que limiten el consumo de bebidas azucaradas.

5. AUMENTAR EL CONSUMO DE ESPECIAS Y CONDIMENTOS EN DETRIMENTO DE LA SAL
Turmeric
Algunas especias como la cúrcuma parece poseer interesantes propiedades  en relación con las enfermedades crónicas y el cáncer aunque se está estudiando actualmente cómo aumentar su biodisponibilidad. Otros condimentos muy recomendables por su gran sabor y propiedades son el ajo y el zumo de limón.

- Y por supuesto, no olvidar incluir en nuestra rutina diaria una pequeña sesión de ejercicio físico de al menos una hora.
En próximos posts os daremos sugerencias para reducir el colesterol en sangre que hayamos podido acumular en las Navidades.

Ø     Para saber más:


Por: Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada