martes, 8 de noviembre de 2016

Rollitos de canela ricos y sanos

Estos deliciosos bollitos, muy populares en Estados Unidos y otros países de América del Sur, se pueden preparar, en su versión ‘Rica y Sana’ con harina integral, aceite de oliva, nueces y con poca cantidad de azúcar, de manera que supongan una opción de desayuno o merienda casera más saludable que cualquier bollería comercial. Ahora que encender el horno no es una tortura, podemos animarnos a prepararlos con la masa de pan que recogíamos en este post, o bien con la siguiente receta, más parecida a un pan de leche.

Ingredientes:
1 vaso de leche desnatada tibia
½ pastilla de levadura prensada de panadería
3 y ½ ó 4 vasos de harina, mitad blanca y mitad integral (aprox 500 g)
½ cucharadita de sal
1 huevo
50 g de azúcar moreno
50 g de aceite de oliva suave

Para untar sobre la masa:
Azúcar moreno para espolvorear
50 g de mantequilla derretida
Canela molida abundante
Nueces troceadas (opcional)

Elaboración:
Colocamos la leche tibia en un bol amplio, junto con el huevo batido, la levadura y el azúcar, y mezclamos hasta que la levadura se deshaga. Añadimos a continuación la harina, la sal y el aceite de oliva.

Mezclamos todo bien con ayuda de las dos manos y volcamos la mezcla sobre una superficie de trabajo enharinada. Añadiremos harina hasta que la masa se pueda trabajar sin que se nos pegue a los dedos.

Amasamos bien, unos 10 minutos, hasta que no quede nada de harina visible y se pueda formar una bola ligeramente elástica que no se pegue.

Cubrimos la masa con un paño y la dejamos fermentar durante aproximadamente 1 hora, aunque esto dependerá  mucho de la temperatura ambiente y de la cantidad y calidad de la levadura empleada.  Más o menos la masa deberá doblar su volumen.

Dividimos la masa en 3 ó 4 partes. Limpiamos y enharinamos una mesa de trabajo y estiramos la masa formando un cuadrado con ayuda de un rodillo hasta que quede fina, aprox unos 3mm.

Con ayuda de un pincel de cocina, untamos la masa de mantequilla derretida, y espolvoreamos con un poco de azúcar, canela molida abundante y opcionalmente, las nueces troceadas.

Enrollamos bien la masa formando un rollo alargado, apretando los extremos para que el azúcar y canela no se salgan.

Con un cuchillo cortamos trocitos uniformes, que iremos colocando en una bandeja de horno engrasada.

Dejamos que la masa fermente de nuevo en la bandeja hasta que los bollos vuelvan a doblar su volumen.

Transcurrido este tiempo, introducimos los bollos en el horno ligeramente precalentado, y horneamos a temperatura media (unos 160-170º), durante unos 20 minutos.

El tiempo también será variable en función del horno. Los rollitos deben quedar ligeramente dorados y con el azúcar de los bordes ligeramente caramelizada.

Desmoldamos inmediatamente con ayuda de una espátula y los dejamos enfriar sobre una rejilla.


Por: Lati Escudero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada