lunes, 15 de octubre de 2012

Consejos dietéticos generales para pacientes con una ostomía (II)

20091010_neva_002

En el post anterior os proponíamos un postre a base de membrillo por ser una fruta rica en mucílagos, un tipo de fibra soluble. La degradación de la fibra fermentable produce un material gelatinoso que retrasa el vaciamiento gástrico y ralentiza el ritmo intestinal, lo que convierte a la fibra soluble en la más recomendable en personas ostomizadas.
En general una persona ostomizada puede comer de todo, si no tiene contraindicación, siendo aconsejable una dieta sana y variada, basada en la última pirámide nutricional.

Aunque la alimentación a a seguir en estos casos también puede ser  muy variable en función de la tolerancia individual, en función de la fase de recuperación tras la cirugía y de la porción del intestino afectada, por lo tanto es difícil dar unas pautas muy concretas.
En la mayoría de las cirugías con creación de estomas se extirpa parte del intestino. Esto alterará, en mayor o menor medida, las funciones de digestión y absorción de nutrientes propias de este órgano.
oats

En las cirugías con extirpación de parte del intestino delgado tendremos que tener en cuenta que cuanto menos intestino delgado mantengamos, las deposiciones serán más abundantes, más líquidas, más rápida su expulsión y con más restos de alimentos sin absorber, es decir se producirán mayores problemas de absorción de agua y electrolitos, y aumentará el ritmo intestinal.

Por tanto, en las ileostomías se suele recomendar una dieta más bien astringente; el consumo de fibra procederá de la fibra soluble ó fermentable que pueda estar presente en frutas y verduras o cereales, que puedan ayudar a dar consistencia a las heces: avena y salvado de avena, manzanas cocidas ó asadas sin piel, membrillos, plátanos, zanahorias…

Cuando se realiza extirpación total de colon se pueden producir algunas alteraciones de la función intestinal.

  • Pérdida de agua por las heces. Esto es debido a que conforme nos vamos acercando a las zonas finales del colon, las heces tendrán menor contenido de agua, y por tanto serán más duras y formadas.
  • Malabsorción de sales biliares y vitamina B12. 
  • Disminución de la absorción de sodio y cloro.
  • Pérdida de la capacidad de sintetizar ácidos grasos, ya que éstos se producen gracias a la fermentación de algunos hidratos de carbono por las bacterias colónicas, que constituyen la llamada flora intestinal.

Algarrobas vainas 

En las colostomías no es necesario seguir una dieta astringente, se puede seguir una dieta con contenido normal en fibra evitando los cereales integrales, y en ocasiones las legumbres y las verduras muy fibrosas (siempre según tolerancia y fase de recuperación).

De lo anterior podemos deducir que es importante que conozcamos cómo afecta el contenido en fibra de los alimentos a las características de las deposiciones. Básicamente se diferencian dos tipos de fibra: la fermentable y la no fermentable .
La fibra no fermentable es aquella que no se degrada, ni se absorbe y es expulsada prácticamente integra. Por su capacidad de retener agua aumentará el volumen de las heces, y estas serán más blandas porque también aumentan el ritmo intestinal.

La degradación de la fibra fermentable produce un material gelatinoso que retrasa el vaciamiento gástrico y ralentiza el ritmo intestinal. Por tanto, la fibra soluble o fermentable es la fibra más recomendable en personas ostomizadas.

FIBRA SOLUBLE O FERMENTABLE
Mucílagos
Semillas de lino, agar-agar, membrillos, patatas, judías verdes, higos, almendras
Gomas
Algarroba
Pectinas
Manzanas, calabaza, plátano, pera, cítricos (con la parte blanca de la piel), zanahorias, berenjenas…
Fructo-oligosacáridos (FOS)
Achicoria, alcachofa, plátano, espárrago, puerro, ajo y cebolla, tomate…
Beta-glucanos (algunos tipos)

Avena y cebada, setas shiitake







En las ostomías urinarias no se altera la función intestinal, pero sí podemos seguir algunas recomendaciones dietéticas, como las que nos aconsejan desde la Fundación Te Cuidamos:

- Tomar abundantes líquidos para garantizar el buen funcionamiento de los riñones y producir una orina clara que evite las obstrucciones.

- Algunos alimentos como los espárragos, los quesos, el marisco, los huevos, etc., pueden producir un olor más desagradable en la orina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada