miércoles, 19 de marzo de 2014

Fresas y fresones: propiedades y recetas

Estamos en plena temporada de fresas, y ¡antes de que nos demos cuenta habrá pasado!, aprovechemos estos meses para consumirlas de todas las maneras y preparar algunas recetas ricas y ligeras con esta fruta tan apetitosa y saludable, muy baja en azúcares, y rica en vitaminas como el ácido fólico y la vitamina C. 

Las fresas y los fresones, del género Fragaria,  son originarias de América y nos llegaron a España con los primeros colonos de Virginia (EEUU) en el siglo XIX. Más tarde se realizaron cruces con una variedad chilena, consiguiendo una fresa grande y sabrosa. En España, la provincia de Huelva es la más especializada en este cultivo, representando la producción de más del 65% del volumen nacional. Las fresas y fresón españoles tienen fama de tener una gran calidad y son muy demandadas por el resto de países europeos.

Propiedades nutricionales
Las fresas destacan por su aporte de vitamina C (60 mg por cada 100 g) y ácido fólico, aunque no es despreciable su contenido en fibra, potasio y calcio (30 mg por cada 100 g).  Las fresas también son ricas en diversos compuestos fenólicos con actividad antioxidante.
200 g de fresas aportan más vitamina C que una naranja del mismo peso

Numerosos estudios reconocen las bondades y ventajas de una alimentación rica en frutas y verduras, por su elevado aporte de antioxidantes y compuestos bioactivos que juegan un papel preventivo frente a enfermedades degenerativas u otro tipo de patologías crónicas. 


Por otra parte, este trabajo recientemente publicado hace una revisión del papel de los polifenoles presentes en la fresa.



En lo que se refiere a compuestos orgánicos, las fresas y fresones aportan ácido cítrico (de acción desinfectante y alcalinizadora de la orina, y que potencia la acción de la vitamina C), ácido salicílico (de acción antiinflamatoria y anticoagulante), ácido málico y ácido oxálico, aspecto que debe ser tenido en cuenta por personas con predisposición a los cálculos de oxalato.

Cómo conservarlas
Las fresas se estropean con mucha facilidad y su vida útil es más bien corta, sobre todo si están muy maduras, por lo que deben consumirse rápidamente después de su compra.
Para conservarlas mejor es recomendable:
- Retirar las fresas estropeadas
- Taparlas con film transparente sin que éste toque las fresas. Se deben tapar porque desprenden un olor que otros alimentos pueden absorber
- Colocarlas en un recipiente lo más horizontal posible en el frigorífico
- No amontonarlas
- En función de su grado de maduración duran de cuatro a cinco días en el frigorífico.
Al comprarlas, deben tener una apariencia fresca y brillante y tener los tallos intactos, que se deben retirar tras lavarlas y justo cuando se piensen consumir. También es preferible lavarlas justo antes de comerlas.  

Recetas con fresas y fresones
Lo mejor es tomarlas solas para disfrutar de su sabor, pero también podemos mezclarlas con zumo de limón ó de naranja ó con leche. También es frecuente añadirles unas gotas de vinagre para realzar su sabor.

En ensalada aportan colorido y potencian otros sabores, por ejemplo, combinan bien con las judías verdes hervidas ó  las espinacas frescas.





En próximos posts aprenderemos a preparar mousse de fresa y tarta de fresas.

Ø     Para saber más:


Por Lati Escudero

1 comentario:

  1. T enes un blog muy interesante, me ha gustado mucho conocerlo. Un saludoMe ha gustado mucho

    ResponderEliminar