miércoles, 28 de enero de 2015

10 propósitos saludables para todo el año

Al comenzar el año, como buen propósito muchas personas a menudo se  proponen “hacer dieta” ó autoimponerse restricciones que a los pocos días se olvidan; sin embargo, el propósito del mes de enero debería ser organizarse de manera que a lo largo de todo el año y ¡todos los años! podamos llevar una alimentación sana, variada y equilibrada. Enseñar a comer saludablemente es la prioridad y el principal propósito de este blog; recordamos algunas propuestas para cocinar y alimentarse más saludablemente durante todo el año.

1. Al menos en cada cambio de temporada, organizar adecuadamente nuestra despensa, en este post os contábamos cómo.

Foto de wockerjabby


2. Cuando vayamos a comprar llevar la lista hecha y hacer una compra inteligente. Así sólo compraremos lo necesario. También conviene planificar el menú semanal y hacerse una idea que lo que vamos a gastar.

3. Consumir menos carne procesada: El consumo de más de 20 g al día de carnes procesadas (embutidos, salchichas, derivados cárnicos, etc), está relacionado con el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular y cáncer. Os recordamos 30 opciones saludables a las que recurrir como alternativa al típico y socorrido bocadillo de fiambre.

4. Sigamos una dieta equilibrada, sin olvidar la importancia de comenzar el día con un desayuno saludable.
Foto de braker

5. Apostemos por las frutas y hortalizas de temporada. Están en su momento óptimo de sabor y propiedades nutricionales, y además suelen tener buenos precios.

6. Saber lo que comemos: Para ello lo mejor es cocinar nosotros mismos (ó nuestros familiares ó amigos) sabiendo lo que aprovechamos ó incluimos en los platos. Sobre todo en el caso de enfermedades crónicas, en los que tengamos que controlar la sal, las grasas u otros nutrientes, comer precocinados o  en restaurantes puede no darnos una garantía sobre los ingredientes empleados, siendo el tupper un buen aliado si hay que comer fuera de casa.
En este sentido, recordamos también algunos platos tradicionales y guisos de cuchara.
Además, conviene ser curioso e investigar de dónde viene lo que comemos, cómo se recolecta, procesa, prepara, conserva, transporta…

7. Aprender a cocinar. Hoy en día la cocina está de moda y hay gran variedad de recursos online a los que recurrir. Según esta noticia, uno de cada tres españoles aprende a cocinar por Internet, siendo el método más utilizado consultar blogs especializados para descargarse recetas (17,9%) y recurrir a vídeos explicativos o videotutoriales en Internet (14,4%).

8. Cuidar el colesterol todo el año, no sólo tras las fiestas.

9. Primar la elección de alimentos de alta densidad nutricional, es decir, ricos en nutrientes, como las frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos, lácteos bajos en grasa, pescados, etc, evitando las calorías vacías que nos proporcionan los refrescos ó bebidas alcohólicas, la bollería industrial ó el exceso de azúcar ó harinas refinadas.

10. Mantenerse activo!! Para practicar ejercicio físico lo fundamental es tener voluntad y ganas. No es necesario convertirse en un atleta profesional, sino adaptar el ejercicio a nuestras posibilidades, y poco a poco, aumentar nuestra resistencia. Desde montar en bici, salir a andar, subir escaleras, podar el jardín, etc, cualquier opción hará que nos sintamos mejor y nos encontraremos con más energía y vitalidad.

Ø  Para saber más:

Propuestas de la revista electrónica Andalucia es Salud, boletín 273: Más salud y bienestar


Por: Lati Escudero

lunes, 19 de enero de 2015

La mejor receta para la gripe y los resfriados

En esta época del año en la que gripes y resfriados arrecian, lo mejor es sobrellevarlo con paciencia, descansando todo lo posible, y consumir muchos líquidos, además de abundantes frutas y verduras, que por su alto contenido en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes, nos ayudarán a reponernos  más rápidamente.

Os recordamos algunos posts sobre alimentos y recetas que sentarán bien en estos casos.

Limonada caliente con miel y jengibre
Foto: bookchen
Ponemos la corteza de un limón a hervir en un poco de agua junto con unos trocitos de jengibre. Conviene que el limón sea de procedencia ecológica; en caso contrario lavarlo muy bien para evitar los pesticidas que pudiera contener.
Exprimimos el zumo de ½ limón en una taza y añadimos dos cucharadas de miel por persona. Vertemos encima la infusión de piel de limón y jengibre.

Removemos y consumimos bien caliente.
Nos ayudará a hidratarnos y a suavizar la garganta.

Recetas:

Foto: Ibán







Posts de interés:




Para saber más:


Suplementos de ajo y reducción de los síntomas de la gripe y resfriado