jueves, 27 de junio de 2013

ADITIVOS ALIMENTARIOS (I): ¿QUE DEBEMOS SABER SOBRE ELLOS?

Los aditivos, como su mismo nombre indica, son sustancias que se adicionan intencionadamente a los alimentos con un propósito tecnológico para conservarlos y evitar el crecimiento de microorganismos nocivos para el organismo, o bien para mejorar su aspecto, textura, sabor o duración.

Clariant International Ltd: Clariant revolutionizes powder coating aesthetics and performance with new additives (Photo: Clariant)
Al convertirse en componentes de los alimentos son, por tanto, ingredientes y, por ello deben figurar en el etiquetado de los alimentos, bien por su nombre o bien por su número E. De esta manera, el etiquetado proporciona información al consumidor que le va a permitir elegir o evitar consumir alimentos que contengan determinados aditivos. El hecho de que un aditivo tenga un número E asignado da garantías de que el aditivo ha pasado controles de seguridad y que ha sido aprobado para su uso en la Unión Europea, además de facilitar su nomenclatura entre todos los países.

Dentro de los aditivos, se distinguen distintos grupos según la función que desempeñen; pueden ser conservantes, colorantes, estabilizantes, emulsionantes (mejoran la textura y evitan la formación de grumos), espesantes, etc.

La autorización de uso de un aditivo está sujeta a tres condiciones:
  • se pueda demostrar una necesidad tecnológica suficiente y cuando el objetivo que se busca no pueda alcanzarse por otros métodos económica y tecnológicamente utilizables
  • no representen ningún peligro para la salud del consumidor en las dosis propuestas, en la medida en que sea posible juzgar sobre los datos científicos de que se dispone
  • no induzcan a error al consumidor
Normativa

En el Reglamento (UE) Nº 1130/2011 de la Comisión de 11 de noviembre de 2011, por el que se modifica el Reglamento anterior, se recogen las listas positivas de los aditivos que se pueden utilizar en el territorio de la Unión y se indican las dosis máximas y los alimentos en los que se pueden adicionar.

Falsas listas de aditivos alimentarios peligrosos

Periódicamente aparecen listas de aditivos alimentarios, avalados por falsos profesionales u hospitales inexistentes tanto españoles como europeos, que a menudo producen alarma social.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ha desautorizado algunas de esas listas. La falsedad de estas listas no ofrece ninguna duda puesto que el E-330 figura en ellas como “el más peligroso cancerígeno”, cuando no es más que ácido cítrico, estando este ácido ampliamente distribuido en las células vivas tanto vegetales como animales y en concreto, es muy abundante en los frutos denominados “cítricos” (ejemplo, en el limón).

En cuanto a los números E-241, E-447 y E-467 no corresponden a ningún aditivo.
Los números E-125 y E-225, si bien corresponden a aditivos, fueron prohibidos en su día y actualmente no están autorizados en España ni en ningún otro Estado miembro de la Unión Europea.

Conviene señalar que en España, al igual que en todos los países de la Unión Europea, para que un aditivo pueda ser utilizado en la elaboración de un producto alimenticio, debe haber sido autorizado mediante su inclusión en las listas positivas de aditivos de conformidad con el Reglamento 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo antes indicado. Previa introducción en las listas comunitarias, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) debe realizar una evaluación de su seguridad.  
Por otra parte, se puede proceder a la retirada de la autorización de un aditivo en productos alimenticios, si en función de la evolución de conocimientos científicos, surge alguna duda sobre la inocuidad del aditivo y la seguridad de su empleo.

En muchos casos son sustancias presentes de forma natural en los alimentos

Aunque haya nombres de aditivos que nos suenen a chino, muchos son sustancias naturales y totalmente inofensivas, aunque vayan camufladas con una E. Son vitaminas, especias, clorofilas, etc, como por ejemplo:

rutas

E-100: Extracto de cúrcuma
E- 101: Vitamina B2
E-140 y E-141: Clorofilas
E-160: Carotenos (precursores de la vitamina A)
E-161: Xantofilas (colorantes naturales presentes en flores y caparazones de animales)
E-162: Rojo de remolacha
E-163: Antocianinas (se suele obtener de la piel de la uva)
E-172: Hierro
E-200 a E-203: Acido sórbico y sorbatos (presentes en las frutas, aunque para uso como aditivo se obtiene de forma sintética)
E-260 a E-263: Acido acético y derivados (Vinagre)
E-270: Acido láctico
E-300, E-301, E-302 y E-304: Acido ascórbico ó Vitamina C
E-306 a E-309: Tocoferoles (precursores de la Vitamina E)
E-322: Lecitinas: presentes en la soja y en el huevo
E-330 a E-333: Acido cítrico (presente en las frutas, especialmente en el limón)
E-334: Acido tartárico (presente en las uvas)
E-406 Agar agar (algas)
E-440: Pectinas (presente en las manzanas)

Aditivos que conviene sean evitados por personas con alergias

Hay algunos aditivos, en su gran mayoría colorantes y conservantes, que deberían ser evitados por personas con alergias y asma, por los alérgicos a la aspirina, y los que sufran de eczema.

En particular, los aditivos  E-102, E-104, E-110, E-124 y E-129 podrían TENER EFECTOS NEGATIVOS SOBRE LA ACTIVIDAD Y LA ATENCION DE LOS NIÑOS.

E-102: Tartracina: Presente en refrescos, salsas, postres, etc. Muy empleado como colorante  para dar color amarillo a las paellas y cazuelas. Podemos evitar su empleo sustituyéndolo fácilmente a nivel casero por la especia cúrcuma.

E-104: En refrescos de naranja, yogures, helados, embutidos, productos ahumados, etc.
E-110: En refrescos de naranja, mazapán, mermeladas de albaricoque, helados, caramelos, aperitivos, postres.
E-122: Color frambuesa en caramelos, helados y postres, platos precocinados, sopas de sobre, etc.
E-123: Sopas de sobre, enlatados.
E-124: Color rosa a pasteles, helados, embutidos, yogures, mermeladas de fresa o frambuesa, etc.
E-127: Color rosa en lácteos de fresa, mermeladas, guindas, polvos de natillas, patés de salmón y atún, etc: Al contener yodo, podría ser problemático para determinados colectivos.
E-131: Color verde de las guindas, mermelada de ciruela, pasteles o helados de color verde.
E-210, E-211, E-212: Acido benzoico y benzoatos: En embutidos, productos de repostería, salsas y mariscos.
E-220 a E-228: Sulfitos. En mostos, mostaza, aceitunas, cerveza, conservas vegetales, salchichas frescas. Pueden provocar asma y alergias y producir efectos irritantes en el estómago. Destruyen la Vitamina B1 pero protegen a la vitamina C de su alteración.

En el próximo post hablaremos de otros aditivos, los  nitritos y nitratos y las ventajas e inconvenientes de su empleo.

Ø     Para saber más:





Por: Lati Escudero

jueves, 20 de junio de 2013

Insuficiencia cardíaca: recomendaciones y recursos prácticos

Aunque tal vez consideremos que nuestros hábitos de alimentación actuales sean bastante sanos, si padecemos de insuficiencia cardiaca puede que tengamos que reducir elementos como la sal, las grasas y el alcohol, y controlar estrechamente nuestro peso.


Bom fim de semana!


1.     Mantenimiento de un peso saludable
La insuficiencia cardíaca suele modificar el peso con rapidez, que indican cambios en la enfermedad que se deben vigilar estrechamente.

- Aumento de peso
Un aumento repentino de peso puede deberse a retención de líquido o a comer en exceso.
El aumento de peso originado por retención de líquido aumenta la carga de trabajo del corazón, el cual tiene que bombear con más fuerza para mover el exceso del líquido en la sangre hacia el organismo. Si estamos reteniendo líquido, habitualmente engordaremos con rapidez.
El aumento de peso por comer en exceso supone una sobrecarga, ya que aumenta el área de tejido corporal que debe recibir oxígeno. El corazón tiene que trabajar más para que se puedan realizar las actividades cotidianas. Si se ingieren demasiadas calorías, habitualmente engordaremos con más lentitud. No obstante, este tipo de aumento de peso también empeora los síntomas y la enfermedad.
En este enlace podemos encontrar algunos Consejos Saludables para Perder Peso.
- Adelgazamiento
El adelgazamiento no intencionado durante un período breve puede ser grave. Es posible que indique que no se están tomando suficientes calorías o que la insuficiencia cardíaca o la inactividad están provocando una pérdida de músculo. También puede indicar que la dosis de diurético es demasiado alta.
Si estamos adelgazando y tenemos dificultad para ganar peso, es posible que nos recomienden una dieta rica en calorías y proteínas. También comer con más frecuencia y en cantidades más pequeñas.
Es aconsejable controlar el peso pesándose a diario, preferentemente a la misma hora del día, y anotarlo en una hoja de control de peso.

2.  Reducción del consumo de sal
Shakers IIEs importante en las personas con insuficiencia cardíaca. El organismo necesita sal para funcionar, pero sólo en cantidades muy pequeñas, y la mayor parte de los alimentos contienen sal de forma natural, por lo que no se deben tomar más de 2 a 3 gramos al día.
A causa de la insuficiencia cardíaca, el organismo tiene que manejar una cantidad adicional de sal y agua, lo que provoca la acumulación de líquido sobrante, que produce hinchazón de los tobillos, los pies o el estómago y aumento de peso. También causa congestión pulmonar y disnea. El corazón tiene que trabajar más al aumentar el volumen de sangre que debe bombear al organismo.
La sal también aumenta la sed. Por ello, tomar muchos alimentos salados nos hará beber más.
En este enlace podemos encontrar consejos dietéticos y recetas que ayudan a reducir el consumo de sal. Además, siempre es conveniente comprobar el contenido de sal en la etiqueta de los alimentos y elegir bien lo que se come al acudir a un restaurante.
Es posible que aunque no se presenten los síntomas de acumulación de líquido o estemos tomando un diurético, la reducción del consumo de sal nos haga sentirnos mejor y contribuirá a que el tratamiento sea más eficaz. Se ha demostrado que una dieta con poca sal es importante para la prevención de las enfermedades cardíacas, por lo que familiares y amigos se beneficiarán también de reducir el consumo de sal.

3. Grasas y colesterol
El consumo excesivo de grasas (en particular, las grasas saturadas), puede aumentar las concentraciones de lípidos y colesterol en la sangre. La elevación del colesterol sanguíneo puede ocasionar enfermedad coronaria, con el resultado de infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca.
Además, los alimentos con alto contenido de grasa también contienen muchas calorías, lo que favorece el aumento de peso.


También se debe evitar el consumo de alcohol, y puede ser necesario controlar la ingesta de líquidos y aumentar el consumo de alimentos ricos en potasio (esto se consigue fácilmente consumiendo diariamente abundantes frutas y verduras frescas).

06. hotel breakfast


Ø     Para saber más:
http://www.heartfailurematters.org: Información práctica para los pacientes, las familias y los cuidadores.
Recetario de cocina: De la mesa al corazón 

viernes, 14 de junio de 2013

CONSEJOS DIETÉTICOS BASICOS PARA UNA ALIMENTACION EQUILIBRADA

Como norma general, salvo en el caso de determinadas patologías en las que se deba restringir ó limitar algún producto ó nutriente, una alimentación equilibrada debe ser variada y es la base nutricional más adecuada para cualquier persona.


Según la Pirámide de la Dieta Mediterránea de 2010 las recomendaciones serían:

Cómo distribuir los alimentos a lo largo del día:

·     Desayuno:  Se aconseja que un buen desayuno suponga aproximadamente un 20% de la ingesta calórica del día, y debe constar de: 

Breakfast Sunday
Fruta, lácteo ó leche vegetal y cereales en su forma integral. Ocasionalmente se puede complementar ó sustituir el lácteo por algún otro alimento proteico (queso, fiambre magro, frutos secos, etc).
Por ejemplo:
- Café con leche con una tostada de pan integral con tomate y aceite de oliva virgen extra y un kiwi.
- Tazón de leche semidesnatada con cereales ricos en fibra, plátano y trocitos de nueces.
- Zumo de naranja, tostada integral con crema de sésamo y miel, té con leche de soja. 
- Tostada con queso fresco, una infusión y una fruta del tiempo.


- Muesli de avena

·        Media mañana y media tarde:

Supondría aproximadamente el 10% del total de la energía diaria. Es un buen momento para tomar fruta. En el caso de niños, si el desayuno no ha sido abundante se puede complementar con parte de lo que no se haya consumido en el desayuno.

Ejemplos:
                                                                              


- Un puñadito de almendras y una pera

- 1 rodaja grande de sandía y unas pasas.
Watermelon




·        Comidas:

Al mediodía se recomienda hacer una ingesta que corresponda a un 30%-35% del total energético diario.

Debemos tender a potenciar los platos de “cuchara” como plato principal, disminuyendo la frecuencia y el tamaño de los filetes de carne y pescado.

La comida debe estar compuesta por:

-Arroz, pastas, patatas o legumbres.

-Verduras  crudas en ensalada ó sopas frías y también cocinadas en el guiso o como guarnición.

-Carne, pescado o huevos, alternativamente, y en función de su aporte en el guiso. Debe priorizarse el consumo de pescado, legumbres y carnes blancas. Ocasionalmente sustituirlos por otro alimento proteico (queso, fiambre no graso).

- Pan integral.

-La fruta ha de constituir el postre habitual. Ocasionalmente se puede sustituir por un postre lácteo sencillo ó un postre casero realizado con frutas y grasas saludables.

- Bebida: agua

Ejemplos:
- Ensalada de canónigos con nueces. Alubias guisadas con almejas.

- Pipirrana de pimientos asados. Pollo a la plancha con guarnición de arroz integral y verduras.

- Lentejas guisadas. Boquerones fritos con avena. Pan integral.

- Gazpacho ó salmorejo. Tortilla de patatas y pimientos verdes.

·        Cenas:

Garde Manger: Grilled Vegetable SaladDebería suponer aproximadamente el 25% del total de la energía diaria. Hay que procurar incluir aquellos alimentos que no se hayan ingerido a lo largo del día y en preparaciones culinarias fáciles de consumir y digerir.
Como platos propios de la cena se sugieren:
Ensaladas variadas que pueden incluir diferentes verduras y pequeñas raciones de arroz, pastas, frutos secos que enriquecen su contenido nutricional.

Purés de verduras.

Sopa de verduras o pasta ligeras.
Raciones pequeñas de pescados, carnes no procesadas ó huevos, dependiendo de lo que se haya tomado en la comida del mediodía.

Pan integral.

Postre: fruta

Bebida: agua

Ø     Según la SENC las recomendaciones de frecuencia de consumo diarias y semanales de alimentos son:




¿Cómo debe hacerse el reparto de la ingesta calórica durante el día?

Cada persona, en función de su edad, peso, talla, sexo ó nivel de actividad física necesita una ingesta calórica diferente. Pero a modo de ejemplo, para una ingesta media promedio de 2000 calorías al día, se aconseja repartir el consumo del día de la siguiente forma:

Desayuno 20 % : 400 kcal
Media Mañana 10 % : 200 kcal
Comida 35 %: 700 kcal
Media Tarde 10 %: 200 kcal
Cena 25 %: 500 kcal


Ø     Para saber más:

En este enlace puedes consultar una amplia GUIA DE LA ALIMENTACION MEDITERRANEA

Por: Lati Escudero